El impulso a la competitividad… en Estados Unidos

Author: Share:

El nuevo reporte de KPMG sobre tendencias en exploración y producción hace sonar a upstream como downstream.

Exploración y producción se ha vuelto un negocio ‘de márgenes’, con presión implacable sobre el costo unitario y competencia global por capital

No es un error de la consultora, sino un reflejo de una nueva realidad.

El llamado a la acción es urgente. Si los activos no pueden mejorar sus costos unitarios, el capital fluirá a otro lado.

Están hablando de empresas y proyectos. Pero la misma lógica aplica a países. Si los países no continúan mejorando su posición competitiva, muy pronto los líderes se pueden encontrar a sí mismos rezagados, luchando por mantener la atención y la inversión.

Considera, por ejemplo, la reciente propuesta de reforma fiscal de Estados Unidos, que se espera que se apruebe en los próximos días. Estemos de acuerdo con sus supuestos o no, es claro que busca generar incentivos y beneficios para la industria estadounidense —generar mayor competitividad en comparación con otros lugares donde las empresas pueden invertir. Esto nos incluye y nos afecta.

El Instituto Americano del Petróleo (API) destacó dos cambios en la propuesta de reforma fiscal del Senado que son críticas para incentivar el crecimiento de la industria petrolera: menores impuestos corporativos (de 35 por ciento a 20-22 por ciento) y el fortalecimiento de las previsiones de recuperación de costos (deducciones y depreciación acelerada). Ambos cambios le permiten a la industria tener más recursos disponibles para reinvertir rápidamente en los proyectos petroleros.

¿Esto qué significaría para México?

Como lo muestra un análisis de Wood MacKenzie, la reforma fiscal reduciría en más de 10 por ciento los ingresos por impuestos que capta el gobierno federal sobre un proyecto petrolero. En comparación con otros países, la competitividad de un campo —en este análisis, de 200 millones de barriles de petróleo a 60 dólares por barril— en distintas latitudes, es mayor cuando se explota en la proporción estadounidense del Golfo de México que en Canadá, Colombia, México o Brasil (bajo su modelo de concesión). De ser menos competitivo fiscalmente que México, Estados Unidos se está volviendo, de un plumazo, bastante más competitivo.

A esto hay que sumarle lo que apuntamos la semana pasada. México ocupa el lugar 77 de una lista de 97 países rankeados por el Fraser Institute de acuerdo con su competitividad para atraer inversiones. En esta lista, la porción estadounidense del Golfo de México, con quien competimos directamente por inversiones, ocupa el lugar 31 de la misma lista.

Con la reforma fiscal a unos días de concretarse, las apuestas de México y el mundo por hacer más competitivo su modelo energético para atraer inversiones cobrará mayor urgencia. En el caso mexicano, aun cuando los campos nacionales pueden ser más competitivos que los de Brasil, buena parte de la atracción de inversiones se da en el Golfo de México, por lo que las compañías verán las oportunidades más efectivas en toda la región.

Aunque haremos un repaso de ellos en este texto, recordemos que en Pulso Energético hemos señalado algunas de las propuestas para ser más efectivos en atraer inversión, como desarrollar un régimen fiscal y contractual especial para yacimientos no convencionales, las propuestas para mejorar la competitividad de Norteamérica a través de la integración regional y acelerar las rondas y asociaciones de Pemex. Estos elementos, mejorarían el perfil de México como destino de inversiones.

Si México mantiene la meta de atraer el 2.4 por ciento de las inversiones mundiales de exploración y producción, el camino para alcanzarlo pasa inevitablemente por la competitividad de las oportunidades que ofrece el país en comparación con las cuencas donde competimos directamente con nuestros vecinos más cercanos.

Previous Article

Las opiniones más taquilleras

Next Article

Bancabilidad de los nuevos contratos petroleros. ¿Los préstamos basados en reservas son una opción viable para el mercado mexicano?

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *