Una medida correcta para las inversiones petroleras

Author: Share:

Cuando hablamos de medir el potencial de las inversiones de la industria petrolera encontramos que hay más de una fórmula. La administración anterior contaba un potencial de 116 mil millones de dólares si todas las oportunidades exploratorias de los contratos petroleros eran exitosas; la nueva administración indica que hasta el momento no se han invertido ni mil millones.

¿Pueden ambos números ser correctos al mismo tiempo? Y, en caso de ser así, ¿es posible combinar ambos indicadores y crear uno solo más amplio e integral?

Si miramos a las inversiones ya ejecutadas y agregamos los compromisos de inversión que aún no se han ejecutado pero que ya fueron aprobados para realizarse por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, encontramos un indicador intermedio que, incluso, templa las variables que no considera el ver solamente a las inversiones ya ejercidas o el potencial total sin contar una probabilidad de éxito. Este indicador intermedio, además, refleja la rapidez con la cual las empresas petroleras están comprometiendo nuevas inversiones que van a llegar, por lo menos, a 17 mil 568 millones de dólares y se van a concretar antes de 2024.

 

Fuente: análisis propio con datos de CNH

 

Medir sólo lo ya invertido o el potencial total, dos alternativas ‘radicales’.

Los dos indicadores que más se han utilizado para medir las inversiones estiman el potencial en dos rangos muy diferentes. Por un lado, la administración anterior estimaba que las inversiones llegarían a 161 mil millones de dólares, mientras que la actual considera que el monto de lo ya invertido es de menos de mil millones.

Ambos números son correctos en los parámetros en que evalúan el monto, pero ambos también tienen datos de comparación parciales. En el primer caso, por ejemplo, el potencial de inversión es tan alto que equivaldría a 5 veces la Inversión Extranjera Directa de 2018, aunque los 161 mil millones de dólares se invertirían en un periodo de hasta 50 años ─que es el tiempo que durarán los contratos. Si bien el número es relevante y nos da una escala de magnitud del potencial petrolero mexicano, esta métrica deja de lado las posibilidades de éxito que en la industria son un factor determinante. Por ejemplo, en México 40 por ciento de los pozos petroleros son exitosos, lo cual indica que una métrica que considera un éxito de 100 por ciento puede generar expectativas demasiado altas sobre el valor probable.

La segunda métrica, que sólo ve hacia lo ya invertido, nos da una magnitud de lo que ya ha podido realizar la industria con los campos que se concursaron y que fueron otorgados en las licitaciones petroleras. Este indicador, cuando se explica dentro del contexto de la etapa en la cual se encuentran los proyectos petroleros, toma una nueva dimensión. Como muestra la siguiente gráfica de la CNH, los contratos petroleros que fueron concursados en las distintas rondas de licitación arrancaron, en su mayoría, en etapas de baja inversión ya que en ellos no se había hecho exploración o eran campos maduros que ya pasaron por esa etapa mientras estaban bajo la administración de Pemex.

Fuente: Comisión Nacional de Hidrocarburos

 

En los años que han pasado entre la adjudicación y la ejecución de los presupuestos de inversión, muchos de ellos han avanzado de forma consistente. Un ejemplo son los contratos de Eni, Hokchi y Fieldwood-Petrobal que están transitando a las fases de desarrollo y producción y que están en etapas más intensivas de inversión de capital. De los más de 70 contratos que fueron asignados en fases exploratorias todavía están evaluando las probabilidades de encontrar un yacimiento y reducir el riesgo. De conseguirlo, arrancarán producción y continuarán con sus inversiones, como se muestra en la siguiente gráfica.

 

Fuente: Comisión Nacional de Hidrocarburos

 

El justo medio: contabilizar compromisos y los planes aprobados

Una alternativa para medir las inversiones petroleras ─que considera tanto el potencial de las áreas como las posibilidades de producción─ es la suma de los compromisos que adquirieron las empresas en las rondas de licitación y agregar los montos adicionales que la CNH ha aprobado en los planes de exploración y desarrollo.

De este indicador hablamos hace unas semanas cuando estimamos que, hasta abril se habían invertido 6 mil 707 millones de dólares ─considerando la adquisición de información sísmica, actividades de los contratos y pagos de impuestos y contraprestaciones al Fondo Mexicano del Petróleo. Adicionalmente, se habían autorizado inversiones por 16 mil 238 millones de dólares a ejecutarse entre 2019 y 2024.

Después de la publicación de nuestro análisis, nuevos planes se han autorizado. Estas autorizaciones se incluyen en un rango entre mil 330 y 2 mil 829 millones de dólares que empresas como Shell, BP, Premier Oil, Repsol y Petronas van a desplegar antes de 2024 para evaluar y explorar en las áreas que les fueron otorgadas.

Con esto, las inversiones comprometidas y autorizadas por la CNH para 2019 y 2024 ascienden a un rango entre 17 mil 568 y 19 mil 067 millones de dólares. Para poner esta cifra en perspectiva, si se alcanza el máximo de inversión, las empresas petroleras habrían comprometido una inversión 156 por ciento más alta que la que se habría generado por la construcción de la armadora Ford en San Luis Potosí.

Si bien esta propuesta de medición no toma en cuenta el potencial total de las áreas, sí permite hacer mediciones basadas en las evaluaciones que han hecho las empresas sobre cada proyecto y considerar tanto las actividades inmediatas de las empresas petroleras como de las que podrían detonarse posteriormente.

Esta métrica, por ejemplo, es la misma que utiliza Pemex cuando estima las inversiones que va a desplegar para desarrollar sus campos petroleros, como es el caso de los 128 pozos que va a perforar a partir de 2019 para desarrollar 20 campos en aguas someras.

Previous Article

Issue Brief: Exploración improductiva le cuesta al país 950 mdd al año

Next Article

¿Cuánto tiempo tardan en llegar las inversiones?

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *