Lo que necesitas saber sobre transacciones petroleras en México

Author: Share:

Dato central: Tres de los principales retos que enfrentan las empresas petroleras son el acceso a capital, a tecnología y a la administración eficiente de un portafolio de inversiones. Una de las maneras más eficientes de lograrlo es a través de las asociaciones que se dan en el mercado secundario de contratos, donde se intercambian participaciones de distintas compañías en los proyectos que se están desarrollando.

México no es ajeno a estos procesos e incluso Pemex ha aprovechado estos mecanismos. A partir de las asociaciones que Pemex ha logrado en Trión, Cárdenas-Mora y Ogarrio, Pemex tendrá ahorros por 7 mil 332 millones de dólares que no tendrá que invertir; tendrá presencia en áreas que probablemente tendría que haber dejado de lado si las operara individualmente (como aguas profundas) y puede acceder a tecnología de punta y nuevo conocimiento.

Desde el lado de los contratos petroleros, se han concretado al menos 10 operaciones similares que van desde una participación en un proyecto específico, así como fusiones y adquisiciones de empresas. El principal objetivo ha sido impulsar el desarrollo de las áreas con el operador que maximice el valor de los proyectos.

Inversiones en asociaciones de Pemex

(Escala en porcentaje / número en dólares)

Fuente: Rondas México

El Análisis: Las asociaciones entre empresas, los cambios de operador o de socios inversionistas y la compraventa de participaciones en los proyectos petroleros son una constante en el mundo. Como lo explica EY, a partir de las asociaciones las empresas adquieren capital, mitigan riesgos, acceden a tecnología, optimizan su cadena de proveeduría, mejoran su posición en el mercado, cumplen con requisitos regulatorios y se pueden adaptar al clima político.

Cada una de estas operaciones son estratégicas. Cada una de estas transacciones — que se dan a con independencia de las licitaciones que realizan los gobiernos de distintos países— tiene como objetivo que el mejor operador desarrolle las áreas. En un mercado donde conviven empresas con distintas habilidades o que operan en una multiplicidad de proyectos petroleros, es normal que constantemente se evalúe el papel que cada una juega en las áreas donde opera y cuestione si genera el suficiente valor a partir de su desempeño. Un ejemplo son las empresas que se especializan en una parte de la cadena de exploración y producción o que sólo están interesadas en tomar proyectos mientras están en una etapa específica para, posteriormente venderlo a un mejor desarrollador.

Con los contratos petroleros y las asociaciones de Pemex, México ya no es la excepción para estas operaciones. En los años en que han operado los contratos, hasta el momento se han generado 13 operaciones de este tipo (previa autorización de la CNH), entre las cuales están las asignaciones de Pemex —la empresa tenía los derechos totales de desarrollar los campos— donde socio impulsó sus capacidades y evitó la erogación de al menos 7 mil 322 millones de dólares que es casi todo el presupuesto de exploración y producción de un año, aunque estas inversiones se harían a lo largo de varios años.

Cambios operativos en México

Qatar Petroleum / Eni Amoca-Tecoalli-Miztón
Lukoil / Eni Bloques exploratorios 10, 12 y 14
OMV / Sapura Operación global
Talos /PAE Bloques exploratorios 2 y 6
Perenco / Petrofac Bloques de campos maduros
Vista / Jaguar Participación en bloques terrestres
Talos / Stone Energy Fusión de empresas
BP / Statoil Cambio de operador
Renaissance / Lukoil Adquisición de participación
Pemex – BHP Trión
Pemex – Petrolera Cárdenas -Mora
Pemex – Deutshce Erdoel Ogarrio
Sierra Oil / Deutsche Adquisición
Fuente: Rondas México

En un país que no ha estado acostumbrado a ver las transacciones petroleras, la actividad es novedosa. Sin embargo, las operaciones que se han concretado, se han hecho para sumar a nuevos socios con distintas habilidades y capacidades de ejecución (técnicas y financieras) o para trasladar los derechos de un campo (previa autorización de la Comisión Nacional de Hidrocarburos) a otras compañías.

Los beneficios. Las transacciones en un mercado secundario de derechos petroleros tienen distintas ventajas, las cuales identificamos y explicamos a partir del ejemplo de la asociación que tuvo Pemex con BHP Billiton en el proyecto Trión.

El ahorro de 6,600 mdd. El acceso a capital es una de las condiciones necesarias para el desarrollo de un proyecto petrolero. En el documento de EY se explica que algunos de los proyectos petroleros pueden ser muy grandes para que una sola empresa pueda financiarla por sí sola. Contar con socios reduce el riesgo de que se detengan las inversiones ante alguna eventualidad y reduce la exposición de cualquier empresa en el caso de que el proyecto no sea productivo.

En el proyecto Trión, la diversificación de las inversiones fue uno de los principales motivos para celebrar una asociación. El desarrollo de este yacimiento en aguas profundas implicará la inversión de al menos 11 mil millones de dólares en toda la vida del proyecto. La mayor parte se ejecutarán durante la etapa exploratoria y de desarrollo, por lo cual en pocos años esto puede representar una carga financiera importante para una sola empresa.

En el concurso de asociación que convocó la Comisión Nacional de Hidrocarburos se definió que el socio de Pemex sería una empresa operadora y que, además, tomaría el 60 por ciento tanto de la responsabilidad como del beneficio en la explotación del proyecto. Estas inversiones que Pemex ya no tendrá que realizar, le permiten mantener presencia en uno de los proyectos pioneros y de mayor prospectiva en el desarrollo de nuevos yacimientos en México.

Manejo de portafolio: Con las asociaciones, las empresas pueden tener participación en distintos proyectos petroleros al mismo tiempo y diversificar su atención al mismo tiempo que construye una cartera que le genere valor. Como hemos mencionado en otros números, el manejo de portafolio es esencial para que las empresas utilicen sus mejores herramientas y aprovechen sus habilidades para generar valor en todas las áreas a las que tiene acceso.

En el caso de Trión, una asociación como ésta le permite a Pemex tener presencia en aguas profundas. Esto es particularmente relevante si consideramos el reciente anuncio de que la empresa sólo se va a dedicar a explorar en aguas someras y en yacimientos terrestres a pesar de que la mayor parte de los recursos prospectivos están en aguas someras y en campos terrestres.

A partir de Trión, Pemex tiene 6 mil 600 millones de dólares que ya no tendrá que destinarlos a un solo proyecto y que podrá invertirlos en otro tipo de activos donde considera que puede tener una mejor operación o prospectiva.

Transferencia de tecnología. Por su naturaleza, la industria petrolera está altamente tecnificada, lo que significa que el desarrollo de conocimiento es amplio al mismo tiempo que las empresas protegen su desarrollo de tecnología. Los propietarios de la tecnología restringen o limitan el acceso a la información de sus proyectos y generalmente se comparte sólo con aquellos socios que con quienes buscan desarrollar los proyectos. Además, las empresas buscan siempre asociarse con aquellas empresas que han desarrollado o aplicado tecnologías en yacimientos donde les gustaría tener participación.

A partir de su participación con BHP, Pemex tiene como socio a una de las empresas mejor cualificadas y calificadas para desarrollar un proyecto en aguas profundas. A partir del conocimiento acumulado de BHP, la petrolera mexicana puede contrastar los desarrollos que ha generado y acelerar su conocimiento y expertise para aplicarlos en otros proyectos, ya sea en aguas profundas o en otro tipo de proyectos.

El acceso a la tecnología y al conocimiento es una de las herramientas que las petroleras más valoran en sus socios.

–*–

Aunque lo hemos enfocado en Pemex, hay que destacar que todas las transacciones que se han dado en el plano petrolero en México han buscado agregar a un jugador nuevo en los bloques, aunque ha habido otras donde el socio operador deja el proyecto —porque ya cumplió su objetivo— o en otras por adquisiciones globales de compañías.

En cualquier caso, la presencia de un mercado secundario de contratos es beneficiosa dado que busca el objetivo de encontrar al mejor operador para las distintas áreas. Este esquema incentiva la participación de empresas competentes. Además, reduce la especulación sobre las áreas dado que se mantiene el cumplimiento en los tiempos contractuales, con los compromisos mínimos de trabajo e, incluso, se acelera el desarrollo de los yacimientos.

Cabe destacar que, en el caso mexicano, las asociaciones y cambios operativos que se realicen entre las empresas no modifican ni comprometen el objetivo de los contratos con el Estado, que es asegurar el desarrollo de las áreas, ya que los compromisos mínimos de trabajo se tienen que cumplir, no se modifican los pagos de regalías y derechos y, con la vigilancia y aprobación de la CNH, se evita que un operador que no cuenta con las capacidades suficientes, entre en un proyecto que rebasa sus capacidades.

Previous Article

Midiendo el jarrito petrolero

Next Article

Jorge Armando García: La comunicación en la Reforma Energética

Recomendaciones

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *