Construyendo un portafolio

Author: Share:

La conversación sobre la necesidad de los farmouts de Pemex ha estado acompañada de una serie de mitos. Entre los más comunes están pensar que todas las asociaciones de Pemex deben responder a alguna carencia: tecnología, escala o dinero para desarrollar un proyecto específico. Desde esta perspectiva, el farmout de Trión, que implica mayor complejidad técnica y escala financiera, hace más sentido que el de Ogarrio o el de Cárdenas-Mora. Pero la realidad es diferente.

Las asociaciones, más que un mecanismo para suplir carencias, son una herramienta de intercambio que permite optimizar el portafolio de inversiones de una compañía petrolera a partir de las ventajas que le da su experiencia y las fortalezas que ha construido con el tiempo. Para que Pemex pueda sacar mejor provecho de las áreas que tiene en su portafolio, es fundamental tener la flexibilidad de administrarlos en diferentes niveles (solo, en asociaciones o, incluso, eliminarlos de la cartera de proyectos). De esta forma integrada, sus activos en conjunto podrían ser más valiosos que individualmente.

La visión de Pemex, afortunadamente, es más amplia: lo que deje de invertir en estas áreas (inversión que se sustituirá con sus socios) podrá destinarlo a otras zonas donde es más eficiente y puede generar mayor rentabilidad. Los campos no dejan de ser valiosos, sólo que en la visión macro del portafolio estratégico de Pemex, la empresa decide administrar sus recursos de una manera diferente. Desinvertir en algunos proyectos para invertir eficientemente en otros.

Es cierto que, en este proceso, el elemento regulatorio representa un reto más grande para Pemex que para otras compañías del sector. Como lo señaló recientemente Héctor Acosta, comisionado de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el proceso de migrar una asignación a contrato y licitarlo, implica una serie de pasos regulatorios que toman al menos un año en completar. Otras empresas, que no han pasado por la apertura de Pemex, no tienen estos procesos regulatorios y sus movimientos pueden ser más eficientes o ágiles. Sin embargo, aunque el proceso es complicado, no es una barrera infranqueable y las autoridades han modificado sus procesos para agilizarlos tanto como es posible.

Por primera vez en la historia, Pemex tiene todas las herramientas que una petrolera global para gestionar su portafolio. La oportunidad estratégica, más que la carencia técnica, debe continuar siendo la principal consideración.

Previous Article

En la dirección correcta, pero hay que acelerar

Next Article

La ayuda de los bonos

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *