Las olas del cambio

Author: Share:

Idea central: En los siguientes 3 años, los contratos petroleros y farmouts de Pemex que ya están ejecutados, generarán casi 2 de cada 5 de los pozos exploratorios que se perforen en el país. Son las olas generadas por la Ronda 1 y Ronda 2.

El problema es que las olas de actividad de estas rondas sólo llegan con fuerza hasta 2020. Necesitamos nuevas olas. Necesitamos continuidad en el modelo energético nuevo.

Fig. 1. Pozos exploratorios por año comprometidos en el horizonte 2018-2025

Fuente: CNH/Sener


Contexto y datos: La información contenida en el nuevo portal de información de bienes, servicios y capital humano, desarrollado por la Secretaría de Energía (Sener) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), permite calcular, año con año, el número de pozos que se van a desarrollar. De aquí a 2020, se van a perforar 166 pozos exploratorios. De ellos, 39 por ciento corresponden a Rondas y farmouts.

Si las olas no continúan, el crecimiento se detiene

Hacia 2022, muchos de los proyectos exploratorios estarían llegando a fases de desarrollo. Si hubo éxito exploratorio y comercial, estarían entrando a la fase de desarrollo, que implica la mayor cantidad de las inversiones.

Pero también para 2022, el motor que habría estado impulsando las inversiones en exploración –es decir, las Rondas que ya se celebraron— estarían extinguiéndose. Si no se refresca el proceso con nuevas rondas, si el modelo energético deja de licitar rondas anualmente y pierde continuidad, la exploración pasaría a ser, nuevamente, obligación exclusiva del Estado o tendría un freno importante en su ritmo de crecimiento.

Los dos escenarios: Detener las rondas petroleras, inminentemente, nos deja en dos escenarios posibles: o el Estado sustituye esa actividad a través de la petrolera Estatal (generando presión en sus finanzas) o la exploración sufriría una caída dramática en los siguientes años.

El impacto en inversión: Regresar a un modelo donde toda la actividad la realiza el Estado o a cargo de sus finanzas, implica incrementar el peso financiero sobre las finanzas públicas.

Como ya lo hemos dicho, las Rondas 1 y 2 representan una inversión probable de 60 mil 400 millones de dólares, menos del 10 por ciento de los 640 mil millones de dólares que se requieren para desarrollar el potencial petrolero de México y regresar a 2.8 millones de barriles diarios de crudo, como lo estima la Agencia Internacional de Energía. Para alcanzar estas inversiones se requiere que las rondas petroleras sigan celebrándose cada año —como lo explicó la Amexhi en su Agenda 2040— a fin de conseguir el capital necesario, en complemento al de Pemex, para alcanzar nuestro potencial.

Si sólo nos quedáramos con esas inversiones, recaería nuevamente en Pemex la obligación de invertir al año más de 26 mil millones de dólares anualmente.

En su mejor momento, 2014, Pemex llegó a destinar 16 mil 500 millones de dólares en exploración y producción por año, aunque esto se hizo con emisiones de deuda importantes y comprometiendo la viabilidad financiera de la empresa.

El impacto local del modelo energético

Adicionalmente, estaría el efecto sobre la industria de servicios y la economía nacional. Como explicó la Amexhi en su Agenda 2040 (p.111), el desarrollo del nuevo modelo energético de México tendrá como consecuencia un impacto en todo el país, ya sea por la demanda local de bienes, servicios y talento relacionados con el sector o por la derrama y acceso a más y mejores combustibles que favorecen la industrialización.

Es por esto que la demanda de actividad que trae consigo el modelo energético implica, también, crecimiento a nivel local y regional que se desaprovecharía si la industria pierde su «ola» actual de trabajo. Sobre la actividad que atraerán los contratos petroleros, puedes leer más en este texto: ¿Qué se necesitará para desarrollar 132 pozos?

 

Previous Article

Las inversiones a largo plazo

Next Article

Alfredo Guzmán: El Petróleo Futuro de México

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *