Alfredo Guzmán: El Petróleo Futuro de México

Author: Share:
Por: Alfredo E. Guzmán
Una versión más detallada de este mismo texto puede encontrarse aquí

El petróleo futuro de México en el largo plazo no vendrá de aguas profundas del Golfo de México, ni del Sureste que tanto petróleo ha dado, sino de la Cuenca Tampico – Misantla, misma que podría (¿debería?) estar produciendo 2 o 3 millones de barriles diarios.

La cuenca petrolera de Tampico-Misantla es similar, en varios aspectos, a la Cuenca Pérmica del Oeste de Texas la cual, a mayo de 2018 produce 3.2 millones de barriles diarios, la tercera parte del petróleo que produce Estados Unidos —la cual ya llegó a 10.5 millones— y que analistas como IHS Markit consideran que va a estar produciendo en 2024 más de 5 millones.

La Cuenca Pérmica del Oeste de Texas

Con 194 mil kilómetros cuadrados, esta cuenca comenzó a producir aceite desde principios del siglo pasado. Como ya lo señalamos, hoy es una de las principales regiones productoras de Estados Unidos. La producción original provenía de yacimientos convencionales ubicados en dos subcuencas: Midland y Delaware. En estas subcuencas la actividad ha sido intensa: se han perforado más de un millón de pozos.

La producción actual proviene de las lutitas, que hace menos de una década se pusieron a producir mediante pozos horizontales multifracturados (no convencionales) que se pudieron producir comercialmente. Las condiciones físicas de las rocas donde están localizados los hidrocarburos son un verdadero reto ya que tienen características conocidas como ser de muy baja permeabilidad y baja porosidad. De hecho, los yacimientos de Midland alguna vez fueron considerados el campo petrolero no económico más grande del mundo.

En el 2001, el jefe de geólogos en ese tiempo de la empresa Pioneer Energy Resources y yo comparamos uno de los campos dentro de Midland con la subcuenca de Chicontepec, en México[1]. En aquel entonces se estimaba que el campo descubierto tenía 10 mil millones de barriles de petróleo de aceite original de los cuales 850 ya se habían producido. Al día de hoy, Midland produce 2 millones de barriles de petróleo crudo equivalente diariamente y, junto con Delaware, son la región productora más grande del mundo. De hecho, se pronostica que rebasarán a Iraq e Irán, los cuales producen 5 millones de barriles diarios.

La actividad en la Cuenca Pérmica ha sabido adaptarse a las condiciones cambiantes en el mercado petrolero internacional. Cuando los precios del petróleo cayeron en 2014, la producción en la cuenca no se vio afectada, incluso continuó en ascenso.

En esto influyeron 3 factores:

  • un gran número de pozos no necesitaba de un equipo de perforación para poder completarse, por lo cual la caída en el número de estos equipos no afectó la terminación de los pozos.
  • La producción inicial promedio por pozo ha incrementado notablemente.
  • Se ha reducido el punto de equilibrio entre el costo de producción y el precio del barril, así como con el costo de rentabilidad.

 

La Cuenca Tampico-Misantla

En los 25 mil kilómetros cuadrados que cubre la cuenca Tampico-Misantla, se produce aceite y gas desde principios del siglo pasado. De hecho, fue la principal cuenca petrolera productora hasta la década de 1970.

En Tampico-Misantla se han descubierto 107 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente convencionales y se le estiman 2.4 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente en recursos convencionales, más 34.8 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente en recursos no convencionales, para un total de 144.3 mil millones de bpce.

Sin embargo, a pesar de esta enorme cantidad de aceite y gas, solamente se han extraído el 6 por ciento del petróleo y el 11 por ciento de gas natural descubiertos. Estos promedios están muy por debajo de las mejores prácticas para una cuenca con más de 110 años de explotación. Chicontepec, una subcuenca dentro de Tampico-Misantla, tiene una producción acumulada de sólo 0.5 por ciento de aceite y 1.6 por ciento de gas natural, lo cual es inexplicable para un país cuya producción lleva 14 años declinando.

Las reservas petroleras de Tampico Misantla —de 650 millones de barriles de petróleo y 670 miles de millones de pies cúbicos de gas natural que representan el 2 y 1.3 por ciento, respectivamente, del petróleo y el gas descubiertos— están muy por debajo de los estándares mundiales para yacimientos convencionales.

De hecho, Tampico-Misantla ha sido una cuenca relegada desde la década de los 1980 cuando Pemex dejó de explorarla y se llevó la inversión, los equipos y al personal técnico a nuevas provincias.

 

Las enseñanzas de la Cuenca Pérmica para Tampico-Misantla

Pensar que una cuenca que se abandonó hace 40 años, en la que se ha producido solo el 6 por ciento del aceite y el 11 por ciento del gas descubiertos, bajo nuevas prácticas y tecnologías solo va a producir 650 millones más de barriles de petróleo 670 mil millones de pies cúbicos de gas convencional, es no tomar en consideración las mejores prácticas y ejemplos internacionales.

Tampico-Misantla (incluyendo Chicontepec) y Midland comparten similitudes importantes. Las rocas (tanto las generadoras como las almacenadoras en ambas cuencas y subcuencas) son tan compactas que tienen permeabilidades y porosidades muy bajas. Con la tecnología de pozos horizontales y multifracturas, que detonaron el potencial en la Cuenca Pérmica y que en México Pemex ha realizado en distintas localizaciones, nos permiten pensar que Tampico-Misantla puede aprovechar de mejor manera, aunque para ello se tienen que cumplir tres condiciones:

  1. Que la cantidad de petróleo en Tampico-Misantla tenga los volúmenes que ya hemos descrito,

En realidad, hay mucho más. Los volúmenes originales de hidrocarburos en Chicontepec estimados hoy son menos de la mitad de lo que varios expertos han estimado. Si se considera la aplicación de las tecnologías aplicadas en la Cuenca Pérmica, el volumen original y las reservas en realidad pueden ser mucho mayores.

Incluso hay horizontes que no han sido considerados aún (Tamaulipas Inferior del Cretácico Inferior, Tamán y Santiago del Jurásico Superior y las del Terciario en el paleocañón de Bejuco – La Laja) donde también hay hidrocarburos que pueden ser explotados.

 

  1. Que las tecnologías, métodos y procesos que se utilizan en la Cuenca Pérmica se pueden aplicar en Tampico-Misantla.

Toda la tecnología que se aplica en la Cuenca Pérmica es exportable a Tampico-Misantla. Las limitantes en este sentido son los requerimientos de inversión; la capacidad de ejecución por medio de un robusto ecosistema de empresas operadoras, proveedores y prestadores de servicios especializados; y un ambiente fiscal favorable.

 

  1. Que las autoridades tengan la voluntad política de hacer accesible las áreas que contienen los recursos aquí descritos de la Cuenca Tampico – Misantla a los cientos de empresas que se requieren para explotar estos recursos.

 

 

Aunque el abandono de Tampico-Misantla puede justificarse desde el punto de vista de una empresa con recursos limitados que necesitaba invertir en sus yacimientos más rentables, para México representó el abandono de una de las provincias petroleras más ricas del mundo según IHS Markit y la AAPG, aunque con costos de extracción altos.

La Cuenca de Tampico Misantla tiene los recursos para producir 2 a 3 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en menos de diez años, lo que volvería a ubicar a México entre los principales países productores del mundo, como es el caso en E.U.A. gracias a la Cuenca Pérmica.

[1] Comparison of Reservoir Properties and Development History: Spraberry Trend Field, West Texas and Chicontepec Field, Mexico. Chris J. Cheatwood, Pioneer Natural Resources Company and Alfredo E. Guzman, Pemex E&P, SPE 74407, 2002)

Previous Article

Las olas del cambio

Next Article

¿Qué se necesitará para desarrollar 132 pozos?

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *