Una transición más incluyente

Author: Share:
Por: Cristel Domínguez

Bajo el modelo anterior, opinar públicamente y ser escuchado implicaba tener décadas de experiencia o ser un tomador de decisiones con mucho a tu cargo. La voz de una mujer joven, como yo, tenía poca posibilidad de encontrar audiencias y, mucho menos, eco. No por falta de ideas o ganas, sino porque un modelo centralizado simplemente genera pocas oportunidades.

Hoy, las cosas han cambiado. Como parte de la apertura, se han creado grupos de discusión en energía para todos. De mujeres y jóvenes. De mujeres jóvenes. De optimistas y pesimistas energéticos. De liberales y de más conservadores. Como resultado, las voces ya no son valoradas solo por representar autoridad –donde sería difícil competir en este momento. Hay algunas que son valoradas por su novedad, frescura o diversidad. Hoy, en el sector energético mexicano vale la pena opinar porque en algún lugar, habrá alguien dispuesto a escuchar.

Esta reflexión anima mis ganas de compartir mi experiencia. En los últimos 6 años he podido ser testigo de la transformación que experimentamos al transitar de un modelo energético a otro. El diálogo previo a la Reforma Energética no sólo incorporó la experiencia internacional de expertos en el tema energético, sino que, también, nos dio la oportunidad a varios jóvenes de ser parte de la conversación que moldeó la nueva realidad de nuestro país. Nos permitió entender mejor las necesidades energéticas que tenemos y el potencial que México tiene para aprovechar sus recursos naturales gracias a la riqueza energética con la que contamos. Nos ha dado la oportunidad de trabajar y aprender directamente de los expertos y de los líderes de las múltiples empresas que hoy operan en el país. Poder tener una voz que está siendo tomada en cuenta nos generó un sentimiento de responsabilidad que, al final del día, será nuestra herramienta para defender este nuevo modelo. Los promotores seremos los mismos mexicanos y las nuevas generaciones.

Afortunadamente, esta nueva etapa ha permitido que las nuevas voces permanezcamos en este diálogo continuo que busca transformar el modelo cerrado y hermético a uno competitivo, transparente y global. México está transitando hacia un país más inclusivo y con oportunidades para los estudiantes, para las mujeres, para quienes queremos hacer más. Estos mismos elementos son parte de la visión de las empresas que están llegando a nuestro país, y se ven reflejados en las políticas laborales que promueven. El sector energético está siendo la ventana en la cual podemos asomarnos para aprender de lo que se está haciendo en el mundo, traer lo mejor de esas prácticas y también, poder mostrar y compartir lo mejor que tenemos en México.

Como Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) promovemos que el diálogo siga siendo activo entre todos los actores, y que esta interacción sea incluyente. Es por ello que tenemos identificadas a las mujeres líderes y expertas. Así mismo, apoyamos el talento mexicano mediante una beca complementaria a la beca del Fondo Conacyt – Sener.

Hoy tomo la oportunidad de este espacio por dos razones principales, la primera es para compartir mi experiencia con parte de la audiencia universitaria de Pulso Energético, y para dirigirme a quienes aún son talentos en formación. A ustedes me gustaría decirles que sí es posible acceder a este sector que está ávido de nuevas ideas y que ustedes pueden ser parte del cambio para lograr un mejor país.

La segunda razón es para recordarles a todos los que forman parte de este sector que la labor aún no está terminada, que requiere de nuestro compromiso día a día para seguir fomentando mejores prácticas de inclusión y promoción de talento. Sigamos siendo quienes marcan la diferencia a través del ejemplo.

 

Cristel Domínguez

Asesora del Comité de Asuntos Externos de Amexhi.

 

Previous Article

La diversidad es la clave para el crecimiento en el sector energético

Next Article

¿Cómo impulsar una mayor diversidad en el sector petrolero?

Recomendaciones

1 comentario

  1. Esperemos que esto lleve al país a una posición competitiva y reduzca los precios de los combustibles fósiles. En horabuena! Felicidades y siguan trabajando para que México sea el país que merece ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *