Se solicitan comisionados en los órganos reguladores energéticos

Author: Share:

De los 3 años que llevan en funciones los órganos reguladores del sector energético bajo el nuevo modelo energético, han podido operar con todos sus comisionados en funciones en menos de año y medio. Muchas decisiones clave de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) —apertura en los mercados de combustibles, licitaciones petroleras, autorizaciones y sanciones— se han tomado con los órganos de gobierno incompletos. De hecho, estimamos que más de 4 mil 300 asuntos se han discutido bajo estas condiciones.

Estamos de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La CRE, la CNH y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) han hecho un gran trabajo: profesional, objetivo, institucional.

Pero, si consideramos que los reguladores son árbitros de mercado, es claro que tener un equipo incompleto es indeseable.  Cada uno de los comisionados de la CRE y de la CNH vigila que el juego permanente del sector energético se desarrolle bajo las reglas que se han establecido, que ningún jugador cometa “falta” y, en caso de detectarlo, se le sancione. Tener un menor número de integrantes, carga más a los comisionados en funciones. Por definición, es un escenario en el que o se abarca menos o se aprieta menos (porque cada quien tiene que abarcar más).

¿En qué vamos?

De acuerdo con la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética, cada órgano de gobierno debe tener 7 comisionados. Para nombrarlos, el Ejecutivo presenta una terna por cada comisionado que debe sustituirse en cada regulador. El Senado a través de la Comisión de Energía, entrevista a cada uno de los candidatos y presenta su propuesta al pleno. Todo el proceso tiene un plazo de ejecución de 30 días (la Ley no aclara si son naturales o hábiles), tras lo cual, si no hay un comisionado nombrado, el Ejecutivo lo podrá nombrar de la terna propuesta.

El 5 de septiembre de este año, se inició el trámite en el Senado para discutir las ternas de candidatos para sustituir 3 posiciones:

En la CNH,

  • A Néstor Martínez. Concluyó su primer periodo de trabajo en mayo de 2017, pero forma parte de la terna para ser reelecto por un segundo periodo de trabajo que durará hasta 7 años

En la CRE:

  • A Noé Navarrete. Dejó de ser comisionado en diciembre de 2016
  • A Guillermo Zúñiga. Aunque todavía no termina su primer periodo como comisionado, en diciembre de 2017 su nombramiento llegará a término sin un sustituto previsto, aunque este comisionado también es parte de la terna para reelegirlo por otro periodo de 7 años.

La semana pasada, sin embargo, el pleno del Senado envió al Ejecutivo el anuncio diciendo que el plazo para nombrar a los dos comisionados vacantes en la CRE y uno más en la CNH, se venció sin un acuerdo. Los nombramientos, de hecho, estuvieron a punto de ser discutidos en el pleno del Senado, pero distintos legisladores, aludiendo una falta de proceso, rechazaron la propuesta.

De acuerdo con la Ley, el Presidente de México podrá nombrar a los comisionados pendientes de las ternas que envió al Senado, aunque no hay un plazo específico para ello.

La falta de plazos obligatorios para el Ejecutivo que obliguen a presentar una terna en un periodo de tiempo específico y la falta de voluntad legislativa para aprobar a un candidato de los 3 disponibles, debilitan el espíritu de la Ley de los Órganos Reguladores que, en 2013, resumió David Penchyna mientras era presidente de la comisión de Energía: “queremos hacer organismos reguladores fuertes”

Observaciones internacionales

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a través de su serie de estudios y recomendaciones sobre los reguladores mexicanos, se ha convertido en el analista por excelencia del tema. Sus recomendaciones para mejorar la gobernanza del sector a través de la CRE, la CNH y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente han marcado agenda.

Sidebar: En el caso de la ASEA, quizás la recomendación más importante, se podría reformular la ley para brindarle autonomía. Si la propuesta de ASEA se aplica tal cual, de hecho, también se necesitaría que el Presidente nomine y el Senado ratifique nuevos comisionados, que compartirían el poder de decisión con el hoy director ejecutivo.

En una comparativa internacional, como las que realiza la OCDE entre sus miembros, señala que el caso mexicano está alineado con estándares internacional en lo que a nombramientos se refiere. En el mundo es normal los miembros de un órgano regulador sean designados a través de los parlamentos o de las instituciones gubernamentales, como lo señala la en su reporte de las prácticas regulatorias de los países miembro.

No obstante, en su más reciente análisis sobre los órganos reguladores energéticos de México, publicados en octubre de este año, la OCDE emite diversas recomendaciones sobre las áreas de oportunidad para mejorar la gobernanza en el sector. Una de las principales fue que se necesita asegurar que estén buen equipados para soportar la carga administrativa que implica la implementación de la reforma energética. La falta de Órganos de Gobierno completos aumenta, de forma contraproducente, la carga de trabajo entre los que aún permanecen en el cargo.

Al final del día, crear una estructura de regulación suficientemente robusta para enfrentar los retos de cada mercado, es uno de los 7 principios de gobernanza que diseñó el organismo.

Previous Article

La nueva política energética nacional

Next Article

Ramsés Pech: El nuevo balance de crudos ligeros y pesados

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *