Los retos particulares de México

Author: Share:

Las nuevas compañías petroleras de México enfrentarán una variada lista de retos en materia social. HSE International enumera algunas de ellas que se suman con nuestras propuestas y que presentamos aquí como un contraste de mitos y realidades:

Mito: La comunidad es ajena a la industria

  • Falso. Contrario a otros países que apenas están desarrollando su industria petrolera, en México ya llevamos un siglo de camino andado. El sector de Exploración y Producción de hidrocarburos no es ajeno a muchos Estados que son proveedores del sector. En muchos casos, la experiencia adquirida de estas comunidades es muy útil para encontrar mano de obra calificada y servicios con alto grado de especialización.

 

Mito: Consulta social sólo es para proyectos en tierra

  • Falso. Las reglas de contenido mínimo nacional, el pago de impuestos estatales, los requerimientos de seguridad industrial y las solicitudes de permisos para operar que deben tramitarse ante autoridades locales, son aspectos que anclan los proyectos en aguas someras o aguas profundas a las comunidades locales aunque se desarrollen a kilómetros de la costa. Pensar en un programa holístico e integral sin importar si el pozo petrolero está en tierra o en mar, es una herramienta que permitirá ganar la licencia social con mayor facilidad.

 

Mito: La comunidad no va a percibir la presencia de las actividades de la industria

  • Falso. Las comunidades cercanas a los proyectos petroleros serán impactadas desde varias aristas, positivas y negativas. Por un lado la congestión de servicios y vías de comunicación (tráfico vehicular y naval) serán una nueva constante; por otro, aumentará la demanda de servicios asociados y periféricos. Una estrecha relación entre ambas partes limita el impacto adverso sobre las comunidades.

 

Mito: Las empresas deben invertir en construcción de infraestructura productiva.

  • Cierto. Entre las labores de mitigación del impacto, las labores de una empresa pueden caer en la construcción de infraestructura productiva, aunque esto no significa sustituir las responsabilidades del gobierno local o federal. Hay otros mecanismos de inversión, como la capacitación de personal para trabajar en algún sector de la actividad petrolera, educación o la proveeduría de servicios básicos, las comunidades pueden beneficiarse de la participación de las empresas y viceversa.
Previous Article

Recomendaciones para una evaluación de los riesgos above ground

Next Article

El tiempo es dinero, pero el dinero no siempre es tiempo

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *