Grecia Ramírez Ovalle: Fórmula para incrementar producción y reservas de hidrocarburos

Author: 6 comentarios Share:
Formula para incrementar producción y reservas de hidrocarburos

Por: Grecia Ramírez Ovalle
Dedico mi primera opinión pública al Dr. Edgar Rangel Germán, quien me inspira todos los días para expandir los recursos petroleros, ampliando mi conocimiento sobre sus características y comportamiento.

No es novedad que las reservas y la producción de hidrocarburos de México han declinado desde 2004, pese a diversos esfuerzos por modificar esta tendencia. Como ingeniera petrolera mexicana, esta problemática siempre me genera estrés pues estoy consciente de los vastos recursos de hidrocarburos que hoy posee mi país en el subsuelo, los cuales representan aún más volumen del que se ha extraído en toda su historia petrolera.

Para cambiar esta realidad, se necesita una fórmula que obtenga el mayor valor de un campo petrolero, misma que requiere congruencia entre gobierno e industria respecto a los siguientes elementos:

  1. Apresurarse lentamente
    En la industria petrolera existe un secreto público: la presión por dar más barriles hoy. Nunca —que yo tenga conocimiento— se han tomado buenas decisiones bajo esta premisa.

    Hoy, más que nunca, existe la urgencia de sanear nuestra producción y reservas petroleras con lo cual considero imprescindible eliminar el hábito de actuar para el corto plazo únicamente. ¿Existen casos donde el objetivo de un campo petrolero es dejar de ser rentable? Cuando hay prisa por imponer cuotas de producción, los barriles de hoy pueden destruir los barriles de mañana (OJO: los barriles de un futuro extremadamente próximo).

    Para evitar el dilema de obtener pocos barriles muy rápido, pagando con muchos en un futuro próximo por la necesidad de una producción inmediata, es imprescindible producir hidrocarburos de forma eficiente y, sobre todo, de forma responsable. Ahora que los precios del barril se van recuperando se deben analizar las condiciones físicas actuales de los yacimientos, la viabilidad de acelerar la producción sin afectar la recuperación final de los hidrocarburos en conjunto con las condiciones del mercado en el corto y mediano plazo.

     

  2. Potenciar la energía natural
    Históricamente, con el objetivo de reducir costos, los operadores petroleros se han enfocado en agotar la energía natural de un campo para, después, si estimasen un volumen remanente con valor económico, averiguar cómo se podría inyectar energía adicional.

    De esta forma, el uso de las tecnologías seguía la siguiente secuencia: primero Sistemas Artificiales de producción (SAP) y reparaciones a pozos o perforación de nuevos pozos de relleno (recuperación primaria). Luego inyección de agua o gas para mantenimiento de presión (recuperación secundaria) y al final, ya que el petróleo se encontraba lejos de los pozos en formas complejas y que únicamente podían recuperarse con tecnologías muy sofisticadas y costosas, se pensaba en inyección de gas, agua, químicos, calor etc. para mejorar el barrido hacia los pozos (recuperación terciaria).

    El problema con esta filosofía secuencial (recuperación primaria, secundaria, terciaria) radica en que con cada etapa se reduce la oportunidad de generar valor ya que, debido a la naturaleza heterogénea de los yacimientos petroleros que no permite acciones reversibles (histéresis), se acelera el encarecimiento de los barriles a extraer y, por lo tanto, la disminución de las reservas en el corto, mediano y largo plazo. Es una receta para el desastre.

    Esta clasificación de tipos de recuperación tiene su origen en una búsqueda de nuevas tecnologías para mantener vivo un campo petrolero; sin embargo, después de más de 160 años de historia upstream mundial, esta clasificación ya no debe limitarnos a concebir el uso de las mejores tecnologías por etapas.

    En el salón de clases es importante conocer los principios físicos de cada proceso (primario/secundario/terciario), pero en la práctica conviene abandonar esos términos y diseñar los Planes de Desarrollo potenciando la energía natural de un campo. Romper un paradigma histórico (tecnología primaria/secundaria/terciaria) no es fácil, pero no hacerlo equivaldría a seguir enviando misiones al espacio al día de hoy con la misma secuencia de naves espaciales.

     

  3. Blindar una estrategia total

    Una Estrategia Total, toma la mejor versión de todas las tecnologías que impactan a un campo petrolero en todo momento, por lo que coexisten de forma inteligente potenciando así la energía natural del campo. Cuando las mismas tecnologías se incluyen secuencialmente, se obstruyen entre sí, consumiendo más inversión sin proporcionar los beneficios esperados.

    El mejor tiempo para considerar una Estrategia Total es AHORA. Si el campo es nuevo, la primera versión del Plan de Desarrollo debe ser producto de esta planeación. Si el campo es maduro, la necesidad de una Estrategia Total es incluso más crítica. No se trata de empezar desde cero, sino valorar las incitativas actuales y su interdependencia para obtener el mejor valor del campo aun cuando la recuperación secuencial (primaria, secundaria, terciaria) ya haya ocasionado estragos.

    Cuando se retrasa la aplicación de una Estrategia Total, se generan pérdidas. En México, el icónico ejemplo de Akal (Cantarell) nos dio un aprendizaje importante: una recuperación secuencial deja a su paso un gran volumen de petróleo en el subsuelo difícil y caro de recuperar, lo cual, a su vez, redunda en un menor porcentaje de recuperación y de opciones para conseguirlo.

    El blindaje de una Estrategia Total está provisto por el entendimiento de cómo se mueve el petróleo dentro del yacimiento, porque no hay artificio ingenieril, financiero, administrativo o político, por más brillante que sea, que reponga los barriles que se pierden por operar “a ciegas”. Con este blindaje se evita crear obra física de sobra que disfraza la salud de un campo petrolero, mejorando el campo de acción aún en fases de contango.

     

  4. Preparar a los ejecutores

    La mejor estrategia no tiene valor si no existe quien sepa cómo realizarla. Tan crítico es capacitar a los recursos humanos en todos los niveles y fomentar la sinergia entre exploración, productividad, perforación, yacimientos, planeación y corporativo cuidando que su aportación sea equitativamente valorada, como retener el talento informando claramente la valía de su función e impacto, definiendo y respetando planes de carrera, así como otorgando incentivos en base a contribuciones específicas.

    El dinamismo con el que se incorporan nuevas tecnologías a la industria petrolera, demanda velocidad y robustez para formar recursos humanos que puedan dilucidar la mejor combinación de entre el cada vez más vasto universo de opciones.

    Un equipo capaz de ejecutar una Estrategia Total entenderá la respuesta del campo y tomará la mejor decisión. Los ejecutores deben estar respaldados por una legislación que apoye una política pública que promueva el compromiso de procesos de extracción de hidrocarburos mediante Estrategias Totales desde la planeación pública que beneficie la existencia de los recursos y los ingresos de los mexicanos.

Pienso en esta fórmula como la definición de eficiencia energética aplicada a un campo petrolero, eficiencia que provee producción y reservas de forma responsable. Los recursos que en ella se inviertan pueden ser multiplicados conforme se le dé seguimiento. La fortaleza de esta fórmula es provista por la congruencia con la que se orienten las culturas técnica y administrativa para cuidar el valor presente y futuro de un campo petrolero.

Grecia L. Ramírez Ovalle
Ingeniera petrolera mexicana egresada de la UNAM y estudiante de posgrado en la Universidad de Stanford
grecialrovalle@gmail.com

Previous Article

Más vale calidad que cantidad

Next Article

Ni unitalla ni a la medida: “chico, mediano y grande”

Recomendaciones

6 comentarios

  1. Grecia,

    Interesante opinión, es notorio la falta de entendimiento entre los diversos actores de la industria: academia, institutos, gobierno, operadores, ect.; sin conciliar un objetivo común para el beneficio de la nación y sobre todo de la administración de nuestros recursos, para dar el gran paso al tan anhelado cambio.

    Felicidades y gracias por tus palabras

  2. Excelente opinion, y es claro que debemos trabajar mucho en la organizacion del sistema, eso quiere decir nombrar un arbitro o coordinador, que no dependa del Gobierno y que sea autonomo, donde exita un consejo donde todos tengan una silla

    Solo es mi opinion

  3. Excelente artículo Grecia. La importante es que nuestra industria está cambiando hacia estos esquemas. La planeación de la explotación de los yacimientos debe estar a cargo de ingenieros petroleros desde la cabeza. Éste es un negocio que requiere el conocimiento de los yacimientos y de la forma de transportarlos desde el pozo hasta los puntos de entrega.

  4. Grecia, excelente análisis del contexto petrolero, muy atinada percepción de las necesidades más demandantes de la industria, haciendo énfasis en la necesidad de capacitación, este tema es por demás relevante, ya que la realidad actual es que se han perdido habilidades esenciales de nuestros profesionales petroleros. Felicitaciones y gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *