El almacenamiento de gas natural: pieza importante para la seguridad energética

Author: Share:

Idea central: Por primera vez, México está licitando un proyecto de almacenamiento de gas natural en el país por 10 mil millones de pies cúbicos en total. Este es un paso que se da hacia el fortalecimiento de la seguridad energética, pero sobre todo, con miras en aumentar la autonomía energética de México.

Los planes de la Secretaría de Energía (Sener) y el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) son: contar con al menos 5 días de autonomía de gas natural en almacenamiento para 2029. Esta meta, ambiciosa para México, va en línea con los promedios de almacenamiento que ya existen en el mundo (como los de la Unión Europea) aunque allá los volúmenes son mayores, de hasta 30 días de almacenamiento forzoso).

Es necesario también señalar que el mercado de gas natural en México responde a una fuerte necesidad industrial. Y con la política de gasificación de la electricidad, CFE se ha vuelto el principal demandante de gas natural en el país. Esto genera una garantía robusta y de largo plazo, demostrando la centralidad del gas natural en la economía mexicana al estar relacionada con los procesos industriales del país.

México apenas está dibujando su política y sistema de almacenamiento de gas natural, pero tiene una amplia experiencia internacional de la cual puede aprender, como es el caso de varios países europeos. La Agencia Internacional de Energía recopiló algunos de sus casos más relevantes en el reporte Global Gas Security Review 2017.

Desarrollando capacidad de almacenamiento para México. Es importante subrayar que México, debido a su proximidad al mercado de gas natural más competitivo (y diversificado) del mundo, ha podido resolver sus necesidades de abasto a partir de desarrollo de infraestructura de transporte. Muchos países del mundo, incluyendo buena parte de Europa, no tienen ese lujo.

Si bien, ha sonado últimamente la necesidad de disminuir la dependencia de Estados Unidos, el estado mexicano ha optado por desarrollar una política de almacenamiento de gas natural que no solo atienda esta necesidad, sino que, por cuestiones operativas y de seguridad industrial es preciso considerar, como el mantenimiento de ductos, la disminución de la producción nacional, como con el accidente en la plataforma Abkatún-Alfa, o la disminución del suministro de EUA debido a fenómenos naturales, como el huracán Harvey.

Estos tienen su origen en la aprobación de la reforma energética, con la cual, se sentaron las bases para crear un mercado de gas natural que tenga un operador independiente, se creó el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) y se publicó en 2018 la Política Pública en Materia de Almacenamiento de Gas Natural.

Esta política de inventarios —la primera del país— definió que para 2029 se tendrá que construir un inventario de 45 mil millones de pies cúbicos de gas natural que equivalen a 5 días de demanda de gas natural. Cenagas está en fase de consulta pública de las bases preliminares de licitación para conseguir el almacenamiento de los primeros 10 mil millones de pies cúbicos del país que se podrán almacenar en 4 campos petroleros que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) determinó como económicamente inviables. Las bases de licitación finales estarán en consulta hasta la próxima semana, el 10 de septiembre.

Adicionalmente a los campos económicamente inviables, Sener y el Cenagas identificaron que se pueden utilizar las centrales de gas natural licuado (que en México suma apenas en las 3 terminales existentes, 920 mil metros cúbicos de gas), las cavernas de sal que ya no se explotan y los acuíferos agotados.

La media internacional. Esta política de almacenamiento de México es muy importante en el camino hacia el fortalecimiento de nuestra seguridad energética, pero sobre todo, hacia la maduración y estabilidad de nuestros mercados energéticos. Como lo demuestra el caso de la Unión Europea, el almacenamiento estratégico de gas no sólo es benéfico para un país, sino para una región económicamente integrada.

En este contexto, Sener y el Cenagas deberán definir en las siguientes licitaciones de almacenamiento, dónde es más estratégico tener localizados los proyectos para abastecer la demanda de una región y hacer sinergias con sistemas de almacenamiento en Estados Unidos para abastecer las zonas cercanas a la frontera. Esto, en suma a lo que Sener  y Cenagas ya identificaron como acciones a realizar, como la interconexión del sistema de transporte de gas natural que opera Cenagas con los ductos que se construyeron fuera del sistema (Ojinaga-El Encino, San Isidro-Guadalajara, Sásabe-Mazatlán y Mayakán) y establecer contratos con las terminales de almacenamiento de gas natural licuado que hoy existen en el país. A su vez, los costos derivados de esta estrategia se incluirían en la tarifa de transporte.

***

Para saber más de las funciones del gas natural en México, la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) cuenta con una serie de infografías sobre el tema.

 

Previous Article

Trión 2DEL, con el pie hacia delante por el desarrollo de las aguas profundas

Next Article

Jimena Marván Santín: Plataforma Digital ASEA

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *