Editorial: De proyectos individuales a portafolio de largo plazo

Author: Share:

Al mirar la Ronda 2.4 podemos hacer una evaluación de los detalles que la componen: número de bloques disponibles, número de participantes, recursos prospectivos, kilómetros cuadrados de cada área, etc. Verlo desde este ángulo nos permite sopesar los aspectos meramente individuales del proceso de concurso.

Sin embargo, las oportunidades de la Ronda 2.4 no se limitan sólo a estas singularidades. El proceso, en conjunto, representa algo que trasciende al concurso en sí mismo: la consolidación de las estrategias de cada empresa con miras a ampliar su participación en México y formarse un portafolio de proyectos en el País. Al menos 11 compañías ya son parte de este proceso.

En la Ronda 1.4, también de aguas profundas, participaron un total de 17 empresas. Ya sea para presentar ofertas individuales o en consorcio 12 de ellas ganaron 8 contratos de los 10 que estaban disponibles.

2 años después, la Ronda 2.4 congrega de nueva cuenta a 11 de aquellas 12 ganadoras. Además, incluye a otras 3 que, aunque no ganaron un contrato en la 1.4, están dispuestas a evaluar nuevamente las oportunidades que representan los campos mexicanos.

Las razones por las cuales éstas 14 están de vuelta —y que se sumarán a 7 empresas que participarán por primera vez en un concurso de aguas profundas— se unen en un objetivo común: construir un portafolio de proyectos en México y consolidar su presencia en el largo plazo. Algunas es muy probable que presenten ofertas por los bloques contiguos a los que ya ganaron en la ronda pasada; otras buscarán expandir sus operaciones de campos en aguas someras a proyectos en aguas profundas. Otras más, querrán aprovechar la sinergia de participar en consorcios y aprender de sus socias.

Fundamentalmente, estas “repetidoras” representan a la industria petrolera que está dispuesta a ver más allá del potencial que representa un solo concurso petrolero o un solo bloque licitado. Representan la consolidación de una estrategia multi-ronda que evalúa las distintas oportunidades por su prospectiva colectiva más que por su potencial individual.

Mañana, cuando termine la licitación, la estrategia de cada empresa será más evidente a partir de los patrones de oferta y las adjudicaciones de las áreas. Con estos resultados podremos ser conscientes de cómo evalúa cada empresa la posición que tiene en cada cuenca, las alianzas que establece para generar valor en conjunto con otras empresas y la estrategia para ser un jugador relevante en el país.

¿Qué beneficios puede generar una estrategia multi-ronda? La respuesta es engañosamente sencilla: eficiencias y oportunidades. Ya lo hemos dicho en varias ocasiones: tener una cartera diversificada de proyectos petroleros es el camino hacia el fortalecimiento de una empresa ya que en la diversidad de bloques está la posibilidad de operar eficientemente. Esto es la diferencia entre rentabilidad y la pérdida de valor.

En la Ronda 2.4, sin duda, veremos los primeros brotes de la consolidación de las estrategias a largo plazo de las compañías y de su apuesta por México. Con esto dicho, no hay que perder de vista que esta Ronda, la más grande hasta el momento, representa algo más que su valor unitario: representa el surgimiento de estrategias consolidadas y de largo plazo en la nueva industria petrolera mexicana.

Previous Article

85% de descuento petrolero… en el tiempo para explorar en aguas profundas

Next Article

Devolución en diferentes países

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *