Aldo Flores Quiroga: El pasado y el futuro del sector petrolero

Author: Share:

A unos meses de que ocupaste la posición de subsecretario de hidrocarburos hiciste un cambio en el plan quinquenal. Pusiste bloques estandarizados, se amplió un poca más las regiones, digamos, si vieras las cosas desde afuera y no entendieras nada de petróleo. Hiciste una ciudad más cuadriculada, más ordenada y, ampliaste en términos generales, las áreas de las rondas. ¿Cómo llegaste a la conclusión de que esa era lo que se necesitaba, en términos de política pública, para impulsar el sector hidrocarburos nacional?

Aldo Flores (AF): En realidad fue una evolución natural el Plan Quinquenal previo. El primer punto es que todas las acciones de la reforma energética, desde su apertura, se instrumentaron de manera gradual bajo la idea de que es mejor empezar poco a poco con proyectos casi piloto controlados en los que podemos aprender cómo funciona el marco e irlo mejorando. Eso se hizo a lo largo de toda la cadena de valor. En el caso de Exploración y Producción, las primeras licitaciones fueron relativamente pequeñas comparadas con las que después hicimos. En parte por eso eran las primeras licitaciones de áreas contractuales en este nuevo modelo.

Pero los comienzos son sólo una parte. Entonces hubo un momento en el que ya teníamos estructuras contractuales definidas para campos en tierra, para bloques en mar, en aguas someras y profundas. Y entonces teníamos que ir al siguiente paso. ¿Por qué el siguiente paso implicó esta estandarización de bloques y escalarlo? Por dos razones. La primera y más fundamental es que el país continúa enfrentando un desafío muy serio para recuperar el nivel de producción que tuvo hace 15 años, y no se puede recuperar el nivel de producción si no hay más inversión, más pozos perforados. Entonces, mientras más superficie esté trabajando, tanto la de Pemex como la de nuevas empresas, más oportunidades de éxito vamos a tener.

Y el segundo punto es que México compite con el mundo por atracción de inversiones para producir petróleo y demás, y el mundo tiene justamente ya más de 150 años de experiencia en industria petrolera, donde se llevan a cabo licitaciones con bloques estandarizados. Solo, al otro lado de la frontera, en Estados Unidos o Canadá, en tierras o aguas federales, están los bloques cuadriculados, entonces lo que hicimos fue acercar la práctica mexicana a la internacional.

Tenemos que jugar a las grandes ligas si queremos seguir teniendo una industria petrolera de grandes ligas.

¿Cuáles son los principales riesgos de no seguir con el ritmo que se le ha imprimido hasta ahora a las rondas de licitaciones en Pemex?

AF: Hay dos áreas, tiene dos vertientes. Uno es el trabajo de Pemex y otro es el trabajo de las licitaciones de aguas contractuales. En las dos hay que trabajar con mucho énfasis. Es muy importante seguir fortaleciendo a Pemex. Pemex es una empresa de la que tenemos que sentirnos orgullosos como mexicanos; ha tenido grandes logros y ahora está en un proceso de transformación. Pemex tiene licitaciones para encontrar socios con los cuales coinvertir y elevar su capacidad de producción, inversión, su desarrollo tecnológico, es muy importante.

Atraer nuevas ideas y nuevos modelos de negocio, con Pemex, de la mano de Pemex o independientemente de Pemex, es un buen complemento. Entonces, aquí el desafío es, cada año que esperamos a invertir más en Pemex o a tener más inversiones, es otro año de demora, de más perforaciones y de más oportunidades de aumentar la producción. Entonces, pues sí, sí hay una implicación de la espera.

Llevamos aproximadamente 15 años perdiendo 100 mil barriles diarios de producción cada año. Entonces, solo se puede revertir esa tendencia mejorando más, recurriendo a más capital y atrayendo al mejor talento. No quiero decir con esto que la producción va a seguir cayendo a ese ritmo. Pemex, además, ha hecho un excelente trabajo para estabilizar una caída de producción que proviene de la madurez de los campos petroleros; no de falta de trabajo o esfuerzo de Pemex. Pero el petróleo fácil se acabó. Es más caro sacar crudo, por eso hay que invertir más en atraer más talento. De ahí que nosotros vimos muy importante el esfuerzo de reunir todo ese talento y todo ese capital en uno de los países que tiene más potencial petrolero, pero también más potencial como economía competitiva.

Aldo, alcanzo a identificar dos vertientes en analistas, quizás hay tres vertientes cuando se habla sobre Pemex. Hay una parte que dice: sería buenísimo si Pemex ahora sí le puede poner el acelerador a los farmouts, las asociaciones, porque ahí está buena parte de la solución. Hay otro segmento que no necesariamente están peleados, el uno con el otro, pero que pone más énfasis en la estructura de capital de Pemex. Dice: la estructura de capital de Pemex no es tan competitiva, deberíamos de ver si una subsididaria, o alguna parte de la empresa puede salir a los mercados accionarios. Y parece que hay otra que dice: ‘es un tema de inyectarle capital a Pemex. Pongamos capital en la empresa productiva del estado y con eso se empiezan a solucionar los problemas’. El problema es que este año se invirtieron seis mil millones de dólares en exploración y producción. Tenemos que recuperar el ritmo de inversión. ¿Dónde crees que esté la solución cuándo ves estas tres cosas?. ¿Crees que es un tema de al lof the above o crees que es un tema de enfocarse, decir Pemex es muy grande, tenemos que elegir un camino muy certero, muy específico y apostarle a ese camino?

AF: Es algo más cercano a un conjunto de soluciones, no hay una solución mágica, ni una ruta única. El grupo de instrumentos y opciones a los que debemos acceder y aprovechar para fortalecer a Pemex. Pemex como otras sino es que casi todas las petroleras del mundo, sufrió mucho en los años 2015 y 2016 los últimos dos años, tres años, por el desplome en el precio del petróleo. El presupuesto de Pemex en exploración y producción se mueve con los precios del petróleo históricamente, no es esto una novedad, entonces hubo un ajuste en la baja en su presupuesto, lo cual implicó un ajuste a la baja en su capacidad de perforación y de mantener producción y empleos. No sólo en Pemex, en realidad la industria mundial dejó de invertir en promedio por dos años 25 por ciento de lo que estaba invirtiendo y perdió cerca de 450,000 empleos en todo el mundo no nada más en el Golfo de México. Entonces Pemex enfrentó el mismo desafío y naturalmente requiere más capital para poder invertir en todos esos proyectos que les son valiosos y que son valiosos para el país.

Los farmouts son una guía adicional de complementación, no sólo es atraer capital; es atraer talento, modelos de negocio, tecnologías, una manera más diversa de ver los proyectos en los que ha trabajado, entonces también eso es importante y Pemex lo ha reconocido, ha buscado esas asociaciones. La tercera parte es más evolutiva, las empresas van adaptando sus modelos de negocio a la realidad competitiva que están enfrentando.

En el mundo las empresas petroleras son de todos los tamaños, de todos los tipos. Pemex ha gestionado con un modelo de negocios muchos tipos de proyectos. Sigue abierta la pregunta si ese modelo de negocios es adaptable para otro tipo de proyectos, otro tipo de manejo, hemos visto por ejemplo que la industria del petróleo no convencional descansa más en empresas pequeñas y medianas, pero la industria que se dedica a extraer petróleo de aguas profundas son empresas muy grandes porque son proyectos muy costosos y de gran complejidad. Entonces, Pemex esta llamada hacer todo eso. Le conviene tener a socios diversificados que le permitan ajustar el modelo de negocios en cada uno de los proyectos, entonces eso es de evolución normal.

Y en todo este contexto que vemos, justamente el precio del petróleo, digo ya subió. Pero no sabemos si va a ser una situación de largo plazo y hay muchos cambios en el mercado justo en la reestructura de Pemex y todo. ¿Cuál dirías qué es el reto más grande que queda pendiente en esta administración?

AF: Pues mira en esta administración el gobierno hizo un esfuerzo muy genuino y muy serio por ayudar en una transformación fundamental del sector energético del país. El presidente lo lideró. El secretario de energía le dio forma también con su liderazgo y a nosotros nos tocó llevar a cabo esta instrumentación. Esta instrumentación no se puede culminar en cuatro años, es un proceso más largo, digo cuatro años desde que se aprobó la reforma y sus leyes secundarias a la fecha. Entonces hay que sostener el esfuerzo, hay que dar reglas claras a la inversión, dejar claro que si se puede y que no se puede hacer y hay que sostener los incentivos de manera tal, los incentivos a participar que las empresas, los trabajadores, los estudiantes que piensan entrar al sector puedan hacer apuestas de largo plazo, porque esta es una industria de largo plazo. Nuestro compromiso en estos dos meses y medio obviamente es cerrar bien los proyectos que iniciamos y darle los mejores elementos a la siguiente administración para que tome las decisiones más informadas de política energética posibles. Entonces, en eso estamos trabajando, en un proceso muy ordenado y yo confío en que debe ser una transición exitosa.

¿Cuáles son las cosas que te emocionan sobre el sector hidrocarburos mexicano, que ves y dices en 5 o 10 años esto va hacer extraordinariamente emocionantes? México podría estar posicionando cómo Argentina se posicionó con Vaca Muerta o podríamos estar apuntalando el desarrollo de aguas profundas, una nueva oleada de desarrollo de aguas profundas que nos ponga en una posición muy interesante, o México podría estar exportando gas natural de toda la región con el LNG. ¿Cómo lo ves? ¿Cuáles son las ideas que te emocionan, qué crees que valen la pena ponerles atención y cultivarlas?

AF: Sí tenemos razón para ver esto con entusiasmo. Primero tenemos una geología competitiva, ha sido muy bondadosa con México y a la vez, no la hemos explorado lo suficiente, entonces tenemos recursos. Segundo tenemos un mercado grande y el mercado grande por sí solo es atractivo para invertir. Tercero tenemos un marco económico muy competitivo, una economía abierta, una economía con reglas que han resultado atractivas y son entendidas, de ahí que el crecimiento de la inversión extranjera directa en México, prácticamente en todos los sectores, ciertamente manufacturero y ahora energético haya crecido tanto. Cuarto, tenemos una población joven con mucho talento y esto no sólo es mercado, una capacidad creativa que podemos desarrollar más. Tenemos a un lado los mercados más grandes del mundo y tenemos toda una infraestructura para aprovechar ese conjunto de oportunidades. Entonces, el recurso natural, el mercado, el marco económico, el talento, la juventud y la creatividad deben sumarse para hacer del sector energético en México, y ciertamente el petrolero uno exitoso, y que vuelva a florecer como lo hemos visto antes. Es menos fácil que antes porque se acabó el petróleo fácil, pero sí se puede.

En todo el contexto de la revolución shale en Estados Unidos, Ian Bremen escribía hace poco un artículo en el que decía “Estados Unidos ya no está bendecido, ya no está bendito por la geología”. Realmente está entrando a las rocas complicadas, a los terrenos geológicos muy complicados, ya no es una ventaja dada por las rocas como quizás lo fue la época del golfo de México. Por lo que Estados Unidos sobresale es por sus términos arriba de la tierra. México parece estar entrando por fin en ese campo. Seguimos con una capacidad más bien con condiciones geológicas muy buenas, seguimos teniendo petróleo un poquito más difícil, pero sigue siendo relativamente fácil. ¿Cuántos años de buen marco crees que realmente transformen la ecuación? Por qué creo que una pregunta que mucha gente tiene es vino la reforma energética, se creó un nuevo modelo, está dando algunos resultados, pero al mismo tiempo voltean a ver y dicen es que la producción sigue bajando, el empleo todavía no está ahí y parece que el mensaje es tengamos un poco de paciencia. ¿Crees que es paciencia o crees que falte darle un apretón donde realmente encaja, encuadra como rompecabezas y se genera algo más grande? ¿Dónde estamos parados?

AF: Pues es paciencia, si sólo si, hay un esfuerzo sostenido para fortalecer a Pemex y complementar esa inversión de Pemex y esa creatividad de Pemex con la inversión de otras empresas. Esto implica sostener un marco de inversión que permita continuar atrayendo este talento y este capital como lo hemos estado diciendo. Ahora bien, los proyectos petroleros son de décadas, los de exploración y extracción. Los proyectos para desarrollar ductos, terminales de almacenamiento, son en promedio cinco años, 10 años. Esos proyectos toman también décadas para recuperar la inversión. Suponer que en cuatro años se puede transformar el sector petrolero de un país que tiene un sector petrolero tan grande, pero además, es una economía tan grande, pues no es lo más realista.

O sea el corte de caja lo está poniendo un ciclo político, no el ritmo nacional, no el ciclo económico.

AF: Correcto, esta es una reforma que va a terminar de tomar forma en un proceso de 10 años a partir de que se empezó a instrumentar, si ha habido un esfuerzo sostenido. Pero aun así los resultados son muy buenos. Estamos hablando de un sector que en principio habrá atraído ya más de 160 mil millones de dólares de inversión en exploración y extracción, si todos los proyectos hasta ahora marchan y alcanzan éxito comercial. Y ha atraído otros 12 mil millones de dólares en proyectos de terminales de almacenamiento, ductos, gasolinerías, etcétera. Entonces, ahí va el voto que hizo el mundo y que también dio México a favor del potencial que tiene México es muy favorable, entonces vale la pena aprovechar ese potencial.

O sea tenemos la atención del mundo, no hay que desaprovecharla de alguna manera.

Correcto, y tampoco hay que dormirnos en nuestros laureles. Hemos resultado muy competitivos, hemos visto cómo otros países reaccionan a la competitividad de México. Por ejemplo, Brasil. Pero estamos en un mundo muy competitivo, estamos compitiendo con empresas y proyectos en Canadá, en Estados Unidos, en Brasil, en Colombia, en el oeste africano, en todo el mundo. Entonces, frente a esa intensa competencia tenemos que estar seguros de que nuestra oferta sigue teniendo sentido para atraer capital, talento, tecnología. Hay todavía mucho trabajo que continuar llevando a cabo para que éste sea un asunto de competitividad dinámica y no un momento del tiempo y ya acabamos.

De lo que hasta ahorita nos has dicho, creo que hay un término que me parece muy relevante y es certeza. Certeza es una palabra súper importante para cualquier negocio, pero en particular para una industria tan ambiciosa como es el sector petrolero. O sea, por qué son inversiones de largo plazo que no son esfuerzos menores ni en términos financieros, ni en términos de capital humano. ¿Cuál dirías que es el papel de los organismos reguladores justo para ayudar a mantener esta certeza en el mercado? O sea, la manera en la que se maneja el sector energético, cómo es su introducción y la regulación que han hecho en el mercado, si han marcado un cambio de paradigma en la rectoría que tenía el estado en el mercado energético. ¿Cuál dirías que es el papel que se espera de ellos, no sólo ahora si no en el largo plazo para continuar proveyendo de certeza a los inversores y en general a toda la estructura del mercado?

Recordemos que la certeza empieza primero por el marco legal y luego viene por la política pública. La política que le tocó a la Secretaría de energía y le toca plantear, y luego los órganos reguladores le dan forma a esa política. El trabajo de ellos es crucial y a ellos les toca justamente plantear las reglas claras, encausar estos proyectos de inversión, que garanticen piso parejo y respeto para los consumidores. Esta reforma tiene que ver con eso; que haya mejor servicio, calidad para los consumidores del país en servicios energéticos y a ellos les toca diseñar y ajustar la regulación de manera tal que la inversión pueda continuar ejecutándose en el corto, mediano y largo plazo. El diseño mismo de los órganos reguladores es tal, que no están sujetos al ciclo político-sexenal, eso da certidumbre. Los comisionados que participan en los órganos de gobierno, de la CNH, de la CRE, tienen mandatos que no coinciden con el ciclo sexenal. Eso ayuda en el largo plazo y también para los inversionistas y yo también que para los consumidores.

Esto es muy interesante, parece que ser subsecretario de hidrocarburos hoy es completamente diferente hacer subsecretario de hidrocarburos hace 15 años, quizá hasta 10 años. El mandato, quizá haya algunos objetivos similares, pero las herramientas, la información es muy diferente a la que había hace 15 años y quizás el punto más abstracto de esto, es decir, la rectoría de la nación sobre los hidrocarburos se mantuvo. pero cambio. Se ejerce de una manera muy diferente y esto creo que no lo acabamos entender todos. ¿Cómo lo ves, después de haber estado en la posición en la que estás?.

Creo que lo has planteado como es, la nación sigue siendo dueña del recurso. Al estado le toca a nombre de la nación asegurar el mejor aprovechamiento de los recursos y el cambio filosófico es que el Estado pueda escoger si lo hace con una, dos, tres o muchas empresas este aprovechamiento. Bajo cualquier escenario hay reglas muy claras sobre la propiedad de los hidrocarburos y sobre el pago que deben hacer las empresas públicas o privadas en impuestos y demás regalías, y aprovechamientos hacia el sector público. Y en ese sentido México también sale muy bien librado, con altas marcas a nivel internacional. El ingreso que el Estado mexicano recibirá de los proyectos petroleros está por encima de la media mundial. En aguas someras, de hecho, está en la escala más alta posible y en aguas profundas está pues muy cercano también de los puntos más altos de la lista. ¿Por qué no está más arriba en aguas profundas, que en aguas someras? Porque aguas profundas es una nueva frontera en México y aguas someras las conocemos.

¿Entonces el riesgo es más alto?

Hay más riesgo, y aun así estamos hablando de proyectos que le están dando al Estado mexicano sin invertir un centavo, con participaciones de utilidad muy elevadas. Los proyectos que esperamos empiecen a producir más pronto, que son de aguas someras, le van a dar al Estado mexicano 8, 9 de cada 10 barriles de utilidad producido, sin invertir un peso. Así de atractiva es la oferta mexicana y así de serio es el marco de inversión y legal que atrajo a tal cantidad de empresas que están dispuestas, bajo las reglas que los mexicanos decidimos, y dijeron ‘si está bien yo invierto y tú te llevas nueve de cada 10 barriles de producción’.

Y el Estado mexicano, y también filosóficamente es interesante, porque el Estado mexicano les dice donde sí puede jugar y donde no, esas son las rondas. A mí me gustaría que nos ayuden a explorar o a desarrollar esta región, entonces haces una ronda. ¿Cómo han pensado sobre esto? es decir, cuáles son las ideas cuales son el tipo de ingredientes que van para tomar esta decisión y decir tenemos que hacer una ronda de aguas someras que se enfoque específicamente en estos bloques, creo que regresamos al tema del plan quinquenal. ¿Cómo lo piensas?, ¿cómo lo estructuras?

Hay un punto clave y es que, esto que el Estado recibe es una señal sobre dónde nos interesa que haya actividad exploratoria productiva, pero también es una señal de dónde queremos ver una competencia. No es una decisión discrecional en la que uno dice que esta empresa haga esto o esta empresa haga esto otro. Es, queremos desarrollar el país, su potencial petrolero y atraemos a muchas empresas a competir y plantear la mejor oferta posible. Entonces de entrada eso es ya el comienzo de un proceso virtuoso, que tiene que ser vigilado, regulado y demás. Ahora bien, hay dos filosofías: una es que desde el Estado se escojan los bloques y entonces haces licitaciones restringidas, y entonces tienes a un grupo de geólogos, geofísicos, ingenieros petroleros, expertos del sector público decidiendo ‘estos bloques se pueden licitar”, es válida.

Hay otra en la que puedes decir aquí está toda esta zona y que el conjunto de geólogos, geofísicos, financieros y expertos de todas las empresas posibles los analice y decidan donde quieren competir. Este segundo modelo es más común en donde ya está más maduro el marco de competencia. En Estados Unidos se licitan en el golfo de México, en agua federales, toda la superficie, todo el año, no están escogiendo bloque por bloque si no se anuncia se va a licitar todo esto. En México estamos en un punto intermedio, que todavía tiene sentido porque nuestra reforma es joven, pero está funcionando. Estamos viendo una concurrencia fenomenal entre las empresas, ya tenemos 73 nuevos actores en el sector petrolero mexicano. Y ellos al competir de la mano de otras empresas empezaron a decir estos proyectos son interesantes o no han sido tal. Y ha habido, como todo, sorpresas interesantes.

Como la de gas, ¿no?

Por ejemplo, es muy difícil promover proyectos de gas natural en México porque el precio es tan bajo en Estados Unidos, proyectos de producción de gas natural, pero aun así hubo empresas interesadas. Aquí es poner un gran conjunto de equipos, un gran conjunto de ideas a competir y a plantear modelos de negocio diferenciados para sacar el mejor provecho de los recursos y nuevamente en todos los casos, el Estado mexicano sin invertir recursos fiscales, se lleva la enorme tajada de estos proyectos.

En términos de gas, tendría sentido o usted le vería sentido a la creación de una paraestatal específica, o sea, el hermano gemelo de Pemex pero en el sector gas.

Más que si yo le veo sentido o no, yo diría que es un modelo posible de varios, es decir, vamos a plantear lo que sea dicho. Pemex tiene sus subsidiarias, una subsidiaria que se dedica el gas la ha tenido y le ha dado resultados o no, se ha planteado que puede haber varias empresas del Estado compitiendo entre sí. Se ha planteado que creas otra empresa como éstas que están en asociación que se especializan en eso, Yo creo que más que una decisión exante, debe ser una decisión pragmática, cuál es la estructura, el modelo de negocios que más beneficios le entrega al país en potencial de producción, en ingresos. Es una opción que vale la pena examinar, pero no te puedo decir ahora fíjate que este es el camino a seguir para Pemex. Esto es muy interactivo, ya le tocará a la próxima administración también decidir cuál es la estructura.

Cuando yo me fui de México, antes de la reforma energética, la reforma era una abstracción, yo me fui y estaba todavía la campaña presidencial de 2011-2012. Era la idea que ya existía, pero no estaba claro. Yo regreso un país con un cambio de perspectiva, pero además regreso a participar con un equipo muy comprometido, con un secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, muy comprometido y muy líder en un proceso de transformación. Y el resultado es que hemos logrado mucho en muy poco tiempo, todavía hay mucho por hacer, pero México demostró que puede conducir al sector petrolero, las licitaciones petroleras, la política petrolera, con máxima transparencia, con máxima competencia, y que a las hacerlo pueda atraer la inversión. Como he dicho ya varias veces; el talento, muchísimas empresas que han comprometido ya sus recursos y estamos empezando ver los primeros resultados en la transformación de la exploración, extracción, la transformación de la logística de productos petrolíferos en el país. Del propio gas natural y resulta que si sabemos y siempre hemos sabido competir adentro y afuera y esto se reconoce. El proceso de transformación del sector petrolero en México es admirado y respetado en el mundo por su seriedad, por su transparencia y por su congruencia. Entonces ese cambio no es menor, a mí me ha sorprendido desde que estaba afuera y ya adentro participando en él ver el entusiasmo de quienes trabajaron en él y la creatividad desplegada por cientos de empresarios para participar en el sector es fantástico.

Previous Article

¿El gas natural ya es competitivo de extraer?

Next Article

Políticas para incentivar la producción de gas natural

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *