Sentando las bases para una restitución de reservas al 100%

Author: Share:

2017 fue un año de grandes cambios tanto para la industria petrolera mexicana como en la gran visión global en un sentido en particular: la exploración petrolera en México se incrementó exponencialmente respecto a años pasados y, de hecho, rindió los frutos que nos pueden llevar a elevar la tasa de restitución de reservas al 100 por ciento, al menos en el caso de las 3P (probadas, probables y posibles).

A diferencia de la tendencia mundial, México tuvo buenos anuncios el año pasado de campos descubiertos: Talos, Sierra y Premier anunciaron el hallazgo de Zama —que está en un rango entre mil 400 y 2 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce) in situ—; Pemex anunció el hallazgo de Ixachi —que tiene alrededor de mil 500 millones de barriles in situ; y la ampliación que realizó Eni en el número de barriles en el bloque 1 —el cual comprende los campos Amoca, Teocalli y Miztón— de menos de mil millones de barriles a 2 mil millones.

Todos estos campos, en un escenario conservador, pueden trasladar el 25 por ciento de sus recursos a certificación de reservas. Aunque aún tienen por delante el trabajo de delimitar estos yacimientos y confirmar la existencia de este amplio volumen de reservas. Si los tres proyectos las certifican en el mismo año, esto implicaría una tasa de restitución de las reservas 3P de más del 100 por ciento. México solamente ha podido restituir sus reservas al cien por ciento en 2 años. Esto significa que sólo en 2 de 10 años, las reservas no cayeron.

Figura 1: Producción petrolera y tasa de restitución de reservas

(millones de barriles y porcentaje)

Fuente: CNH y El Economista

Es importante recordar que la restitución de reservas en 2012 y 2013 no sólo estuvo impulsada por descubrimientos, sino también por altos precios del petróleo. La certificación de reservas también incluye variables económicas al buscar medir el número de barriles que se pueden extraer bajo las condiciones económicas y tecnológicas del momento. La restitución de reservas 1P en 2012, por ejemplo, fue de más del 100 por ciento aunque los descubrimientos de nuevos campos, reportados por Pemex, fueron menores a la producción de un año.

Fig. 1:Reservas 1P producto de nuevos descubrimientos en México

(millones de barriles de petróleo crudo equivalente)

Fuente: Informes 20-F de Pemex de cada año.

Los descubrimientos hechos por México, además, podrán ser una contracorriente de la industria global, la cual en 2017 tuvo un bajo número de descubrimientos. De acuerdo con la empresa de consultoría Rystad Energy, en 2017 se rompió el récord del menor número de descubrimientos realizados por la industria petrolera. Aunque en su su reporte la empresa suma distintos tipos de descubrimientos (algunos con reservas ya certificadas y otros con recursos sin certificar) Rystad reflejó que en 2017 se descubrieron apenas 6 mil 700 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (los cuales aún tienen que ser desarrollados). Este nivel tan bajo de actividad no se veía desde 1940.

Otra métrica de la exploración petrolera que sufrió bajas el año pasado según Rystad es la tasa de reposición de reservas fue de apenas 11 por ciento (es decir que por cada barril extraído, sólo se encontró el 11 por ciento de otro barril) cuando en 2006 este índice alcanzaba el 100 por ciento.

La razón de esta menor exploración sigue siendo la caída en inversiones desde 2014 que mantiene “castigada” la exploración de nuevos yacimientos ante la menor disponibilidad de recursos en el mundo. Las empresas en el mundo mantienen sus inversiones en yacimientos que ya están produciendo. La bolsa de valores de Estados Unidos, Nasdaq, agregó que los presupuestos de exploración se mantienen castigados a pesar del incremento en el precio del petróleo en 2017 en comparación con 2016. Para 2018 es muy probable que los presupuestos se mantengan en las mismas proporciones.

Como ya hemos explicado anteriormente, la implicación inmediata de esta menor exploración será que, en el futuro cercano, la producción petrolera para abastecer la demanda mundial de energía estaría comprometida por la falta de nuevos yacimientos que entren en producción.

Las bases en México ya ess de operadores privados. En 2018 los campos descubiertos estarán bajo la lupa de la industria global junto con los descubrimientos que puedan anunciar los demás contratistas. Cabe recordar que más de 70 contratos se han adjudicado, todos tienen espacio para hacer exploraciones nuevas dentro de sus áreas. Aunque no todos van a tener descubrimientos nuevos y sólo una fracción tiene el potencial de descubrir nuevos “Zamas” o yacimientos más grandes (como los otorgados para áreas en aguas profundas o aguas someras), hay espacio para otros anuncios en los siguientes meses y años, mientras México continúa con sus rondas de licitación.

Los certificadores de reservas
El proceso de descubrir hidrocarburos y registrarlos como reservas por empresas particulares ha atraído a otras compañías que son conocidas como Terceros Independientes, las cuales son contratadas por los operadores petroleros para certificar las mediciones de las reservas de la nación. Hasta el momento, 15 empresas han sido acreditadas por la CNH y agregadas a un padrón nacional. Cabe destacar que para poder obtener su registro, las empresas candidatas deben acreditar ante la Comisión que son expertas en materia de clasificación, análisis, estimación, evaluación y certificación de reservas.
Previous Article

Atraer inversión es atraer desarrollo

Next Article

Oscar Roldán: La industria de la información de hidrocarburos en México

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *