Recomendaciones de la OCDE a los reguladores mexicanos

Author: Share:

El progreso en la implementación de la reforma energética ha dejado claro que, a pesar de los importantes avances, aún hay áreas donde se puede mejorar.

De acuerdo con un reporte reciente de la OCDE, los principales retos conjuntos para los reguladores energéticos mexicanos (la CRE, la CNH y la ASEA) son los siguientes:

  • Reactivar el Consejo Coordinador del Sector Energético (CCSE)

    Durante la conceptualización de la reforma energética, el Consejo Coordinador del Sector Energético (CCSE) se pensó como un mecanismo indispensable, bajo el cual los órganos reguladores se coordinarían con otras dependencias y así trazarían metas y objetivos de política pública conjuntos. Sin embargo, el organismo se constituyó formalmente hasta septiembre de 2016 y sólo ha sesionado una vez, durante su inauguración (aquí se pueden consultar los acuerdos).

    La OCDE recomienda, en contraste, que las sesiones del CCSE se realicen, cuando menos, cada dos meses, y que incluya formalmente a la ASEA, a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
     

  • Hacer la cooperación informal, formal

    Los órganos reguladores (CRE, CNH y ASEA) trabajan en un escenario institucional complejo y gran parte de la cooperación entre ellos se ha desarrollado a través de mecanismos no institucionales (se propicia por relación personal de un funcionario con otro).

    La creación de sinergias entre estas instituciones ayudará a evitar la duplicación de funciones y garantizar la calidad y eficacia en la gestión de la regulación. Además, la coordinación entre reguladores les permitirá estar al corriente en las iniciativas de los demás actores, crear metas compartidas entre organismos, que tengan indicadores de rendimiento que sean claros y precisos para poder darles seguimiento.
     

  • Financiamiento más expedito

    Con el cambio de la reforma energética, los órganos reguladores ganaron autonomía presupuestal. No sólo pueden presentar sus propias solicitudes de presupuesto ante la Secretaría de Hacienda, sino que diversificaron sus fuentes de ingresos al adquirir facultades para obtener contraprestaciones por administración de contratos, derechos y multas impuestas.

    No obstante, los recursos obtenidos a través de estas fuentes se concentran en un Fideicomiso centralizado. Hacienda debe aprobar las transferencias de recursos del Fideicomiso a las dependencias y reasignar los recursos a través de un proceso de autorizaciones que puede retrasar algunas operaciones de los órganos reguladores. La solución propuesta por la OCDE para facilitar el acceso a sus propios recursos es aprobar presupuestos que abarquen varios años y simplificar las reglas de los fideicomisos.
     

  • Atraer y retener el talento

    Los salarios de los expertos que trabajan en los órganos reguladores están regidos por los montos y cantidades que aplican a los funcionarios públicos.

    Considerando que los reguladores compiten, en muchas ocasiones, con la industria por talento —y que la industria no está limitada por estos ‘tabuladores’ salariales— la atracción y retención del talento calificado puede convertirse en un reto. Además, cualquier nueva posición o ‘plaza’ debe ser autorizada por la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de la Función Pública, a través de un proceso que puede ser largo y burocrático, restándole al regulador flexibilidad y capacidad de responder a oportunidades desde la perspectiva de recursos humanos.

    La OCDE propone que los reguladores tengan más autonomía para aprobar un rango de salarios que tome como referencia la práctica de la industria y que, más allá de la capacitación constante que los reguladores mexicanos ofrecen, se permita el desarrollo de incentivos no monetarios para los trabajadores y el nuevo talento.
     

Más allá de las recomendaciones transversales que están dirigidas a varias instituciones a la vez, la ASEA enfrenta retos particulares. Estos retos están explorados a fondo en nuestro artículo sobre las herramientas que le aún le faltan a la ASEA.

Previous Article

Tommy Beaudreau: Cuatro principios para una supervisión regulatoria efectiva

Next Article

ASEA, en la dirección correcta pero sin todas las herramientas necesarias

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *