La oportunidad del gas natural en México hacia 2020: Emily Medina

Author: Share:

Con la transformación de la matriz energética de México hacia combustibles con una menor huella de carbono, el desarrollo del gas natural nacional será un tema cada vez más apremiante. Emily Medina, non-resident fellow del Energy Policy Research Foundation (EPRINC) conversó con nosotros en #PulsoIMCO sobre la prospectiva de crecimiento en la demanda de gas natural y las oportunidades que esto representa para el sector petrolero de México. Cabe destacar que, en este panorama, la construcción de infraestructura ocupa un espacio toral para asegurar el abasto oportuno y constante a todo el país. 

 

Pablo Zárate: Hola amigos, ¿cómo están? Me da mucho gusto saludarlos. Esta semana vamos a estar platicando de un tema muy interesante. Vamos a entrarle a muchos temas importantes del fondo de la política pública energética y para eso invitamos a Emily Medina, ella es non-resident fellow del Energy Policy Research Foundation, “EPRINC”, que es uno de los thinks tanks de más abolengo en Washington en temas energéticos, es una organización que lleva viva ¿desde 1940?

 

Emily Medina: Sí, 1940.

 

Pablo Zárate: Bueno, toda una institución en Washington y en la agenda de “EPRINC” ha estado apareciendo México con mucha fuerza, cosa que es muy bienvenida. Han estado publicando una serie de análisis desde 2017 – 2018 empezó esta agenda a tener un poquito más de fuerza.

 

Emily Medina: Sí efectivamente, como efecto de la Reforma Energética.

 

Pablo Zárate: Como efecto de la Reforma Energética y el mundo tomando interés en los asuntos energéticos mexicanos, “EPRINC” es uno de los que se suman a esta conversación. Emily es una de las voces que se suma a esta conversación con la Reforma Energética. Me gustaría empezar dándote la bienvenida Emily, qué bueno que estás por acá, me da mucho gusto tenerte por acá en el programa.

 

Emily Medina: Muchas gracias por la invitación, es un honor estar aquí.

 

Pablo Zárate: ¿Por qué no arrancamos hablando un poquito de la evolución de los análisis que has publicado en EPRIC? En específico había uno con un título muy sugerente, en 2018, que decía: ¿Cuál es el rol de México para aportar al renacimiento energético de Norteamérica? Es súper positivo el título, estás identificando una tendencia regional donde dices: México va a participar, va a tener un rol importante, ¿qué estabas viendo en ese momento?

 

Emily Medina: Sí, correcto. En el 2018 estábamos bajo una administración diferente en México, bajo Enrique Peña Nieto, quien dio inicio a la Reforma Energética. Entonces, en ese momento se veía un panorama en el cual México iba a incrementar su integración con Estados Unidos a través de la apertura de un mercado energético y complementario de alguna manera al de Estados Unidos y Canadá.

Partiendo de eso, lo que mi reporte indicaba era que México tenía, bueno tiene, una alta demanda de gas natural, sobre todo viniendo del sector eléctrico. Nosotros tenemos un crecimiento del 3.0 por ciento de demanda eléctrica, de aquí al 2030.

 

Pablo Zárate: Es 3 por ciento anual ¿no?

 

Emily Medina: Correcto.

 

Pablo Zárate: Entonces, cuando le sumas el crecimiento compuesto y tal, realmente estás hablando de que se duplica la demanda eléctrica en poco tiempo.

 

Emily Medina: Sí, entonces ¿que está dirigiendo o qué está llevando esta demanda eléctrica en México? Bueno, pues realmente la sustitución de las plantas de combustóleo por plantas de ciclo combinado. En el PRODESEN se tenía ya planificada una sustitución de este tipo de fuentes, de este tipo de plantas de generación, es decir, el tipo de fuente de energía para abastecerlas. Vemos una sustitución del “fuel oil” del petróleo en nuestra matriz energética como combustible principal para el sector eléctrico, la vemos sustituida por el gas natural

¿Y esto qué significa? Bueno, esto significa varias cosas. Significa una mayor integración con Estados Unidos en esta fuente energética porque nuestras importaciones en la última década han ido incrementando. Sólo en los últimos cuatro años, el crecimiento de gas natural en nuestra matriz energética creció alrededor de 32 por ciento, entonces, bueno, esto es bueno para el tema económico, hace a nuestra economía mucho más eficiente, ya que nos beneficiamos de los bajos costos de gas natural de Texas.

El gas natural es 16 por ciento más económico que el combustóleo y esto resulta una ventaja competitiva para la industria manufacturera ya que tiene menores costos de electricidad, entonces partiendo de eso, el hecho de que México importe hoy en día el 80 por ciento de su gas natural significa que nos estamos beneficiando económicamente, pero al mismo tiempo estamos elevando nuestro riesgo de seguridad energética.

 

Pablo Zárate: Me gusta mucho ese punto de quiebre en la conversación porque, digamos, todas estas tendencias que nos estás platicando no tienen absolutamente nada que ver, por ejemplo, con las rondas de licitación petrolera, no tiene nada que ver con lo que en su momento se llamó la agenda de apertura de México. Estamos hablando nada más de la sustitución de un producto, el combustóleo, por uno que es un poco más barato, o significativamente más barato, y significativamente más limpio, o medio ambientalmente más amigable.

Pero nada de esto pasa por el nuevo modelo energético mexicano, y de hecho hay muchas voces que creo que ven con mucha preocupación, justo la tendencia que estás describiendo, de decir: “oye pues igual y mejoramos en esto, pero piensa que México está importando el 80 por ciento de su gas y que es 95 por ciento Estados Unidos”. Entonces, ¿qué ves como una respuesta a estas preocupaciones?

 

Emily Medina: Bueno, pues México ahorita tiene bastantes oportunidades. México a diferencia de otros países se beneficia del gas barato, económicamente competitivo y eficiente de Estados Unidos, ese es un beneficio económico directo.

 

Pablo Zárate: Ahí la agenda es “hagamos más ductos”.

 

Emily Medina: Exacto, bueno ahorita tenemos alrededor del 60 por ciento de nuestro gas natural viene importado de un solo ducto en Tamaulipas y de otros dos puntos de internación en la frontera. Entonces ¿qué pasa con esto? Geográficamente nuestra red de distribución no está distribuida en todo el país de México, esto afecta a diferentes puntos de demanda, ya que hace muy difícil el acceso de gas natural a regiones donde lo necesitan.

Entonces a pesar de que se está importando una gran cantidad de gas natural, todavía no está llegando a los sitios donde se necesita bastante, incluyendo a Baja California, Yucatán. Entonces, una oportunidad para el gobierno actual es tomar esta situación y decidir invertir, y decidir crecer, y fortificar la red de distribución de gas natural para poder solucionar el tema de inequidad social y demás.

 

Pablo Zárate: O sea ahí lo que propones es la entrada en operación expedita de los ductos que ya se hicieron y ahorita están detenidos por la cuestión está de los arbitrajes y tenemos que hacer que lleguen a Yucatán y que tenemos que hacer para que llegue a Baja California.

 

Emily Medina: Exactamente, porque ahorita la situación del gasoducto específicamente hablando del sur de Texas-Tuxpan, que beneficiaría al estado de Yucatán, específicamente dando este ejemplo, ¿qué hay que hacer? Bueno, yo le recomendaría a esta administración verlo, no como un asunto político, verlo más como un asunto de qué le conviene al país para su desarrollo económico y crecimiento.

Porque ahorita el tema es de un arbitraje, se habla de irnos a un arbitraje internacional con compañías como Transcanadá (TC) y IENOVA. Esto no suma productividad, no suma eficiencia y no satisface las necesidades que tenemos hoy en día, la cual es volvernos más seguros en nuestra matriz energética.

 

Pablo Zárate: Hay muchos que dicen: “para volvernos más seguros lo que tenemos que hacer es producir más aquí”, no sólo interconectarnos mejor con el mundo, sino ver dónde somos competitivos para desplazar algunas de las importaciones, no como cuota, sino como algo que realmente podemos hacer en el país. ¿Qué hay en esa agenda?

 

Emily Medina: Correcto, viéndolo desde ese ángulo —porque la seguridad energética es mucho más que cuánto importamos y cuánto producimos— es verlo como algo muy integral, entonces no decir “porque estamos importando mucho nuestra seguridad energética está sufriendo”, sino verlo como “nos está ayudando hoy y ahorita, importar es lo que nos está ayudando a la economía”, pero hay que hacer más para asegurarnos de que tengamos una producción saludable de aquí al 2024.

 

Pablo Zárate: Esa es la gran pregunta ¿cómo le hacemos?

 

Emily Medina: Bueno, pues ahorita está detenido el tema de la producción de gas natural. Entonces como número uno, hay que reactivar esas rondas petroleras, hay que reactivar el tema de crear un modelo de gas natural que todavía no existe en México.

 

Pablo Zárate: A ver, pero vamos a entrarle a los números. ¿Cuánto está produciendo Petróleos Mexicanos hoy de gas natural?

 

Emily Medina: Petróleos Mexicanos está produciendo alrededor de 3.8 millones de pies cúbicos diarios, entonces se estima que para el 2024 este número crezca al cuatro.

 

Pablo Zárate: O sea, de 3.8  a 4.

 

Emily Medina: ¡Exacto! Entonces es un crecimiento de 6.6 por ciento, realmente es mínimo.

 

Pablo Zárate: A lo largo de seis años, o sea, ¿estamos hablando de un crecimiento anual de uno y cachito?

 

Emily Medina: Sí, es mínimo el crecimiento que se prevé de Petróleos Mexicanos en gas natural.

 

Pablo Zárate: ¿De dónde vienen esos números?

 

Emily Medina: de la CNH.

 

Pablo Zárate: O sea, la CNH dice: “con las asignaciones que tiene Petróleos Mexicanos y con sus contratos en farm outs, lo que esperamos es que Petróleos Mexicanos crezca al uno y cachito anual en términos de su producción de gas”. Pues prácticamente está diciendo que está desahuciada la producción de gas y que México va a seguir incrementando su importación de gas.

 

Emily Medina: Así es y, si vemos los números, lo que todavía es más alarmante es que ésta producción, estamos hablando de la producción de Pemex, la producción nacional, y que la mitad de esa producción va únicamente hacia Pemex, es decir, el consumidor principal de esos 4 millones de pies cúbicos son las reinyecciones y van directito a Pemex. Nada de esto está yendo a la generación eléctrica y a las otras áreas de la industria mexicana, entonces eso hace todavía más preocupante el tema de la dependencia de gas natural importado, ya que nosotros ahorita importamos alrededor de 5 millones de pies cúbicos diarios.

 

Pablo Zárate: Si, o sea, las importaciones son mucho más grandes que la producción nacional.

¿Cómo le fue al tema de la producción prospectiva de gas en las rondas? Porque en las rondas hubo un par de intentos específicos en los que se ponía el foco en el gas y fueron controversiales porque había muchos que decían “bueno esos contratos no van a salir, no van a encontrar un operador porque es muy difícil producir gas en México cuando eres parte del mercado más competitivo del mundo y tienes que producir a menos de 3 dólares por millón de BTU, un poquito menos” ¿Qué viste en las rondas?, ¿Los privados se animaron?, ¿Le sacaron a esta agenda? ¿Cómo fue tu perspectiva?

 

Emily Medina: Tomando en cuenta que la producción de hidrocarburos en Estados Unidos ha tenido un “boom” extraordinario en los últimos 10 años, pues esto le resta un poquito al atractivo de producir en México en términos competitivos sobre todo si vemos el tema de gas natural. No es lo mismo producir gas natural en México, que producirlo en Estados Unidos y en otras partes del mundo. Pero específicamente comparada la producción de gas natural en México y en Estados Unidos, estamos en una desventaja enorme. ¿Por qué? Porque no tenemos todavía la tecnología que tiene Estados Unidos y demás.

Y más aún, es un factor del tiempo. O sea, Estados Unidos tiene una ventaja de 10 años que México no tiene, pero al mismo tiempo se puede ver como una oportunidad ya que en estos 10 años ha habido muchísimo aprendizaje y de cómo hacer la producción de gas natural de una manera mucho más competitiva y eficiente, y ya como que brincándonos esos “trial and error” y ahí haciendo un “leap frog”.

Entonces eso es una oportunidad para México enorme y estoy segura que el sector privado lo ve, porque el recurso está aquí, o sea, nosotros tenemos unas reservas enormes y estamos justo al sur de Estados Unidos e integrados en los que son nuestras reservas. Solo en el Burgos, podemos ver allá lo abundantes que son nuestros recursos y pensar adoptar un poco lo que ha hecho Estados Unidos que le ha funcionado también.

 

Pablo Zárate: Que es shale, fraking, es este tipo de cosas.

 

Emily Medina: Exactamente, sí.

 

Pablo Zárate: Digamos, rescatar la producción de gas en el país requería -creo que estamos empezando a alinear una fórmula- requeriría, uno: entrarle al shale; dos: pensar cómo se reactivan las rondas específicas a temas de gas. Para el caso de Petróleos Mexicanos ¿cómo los resolverías? O sea, es claro que Pemex le ha sacado a esta agenda, no porque le tenga miedo a la agenda sino porque tiene oportunidades que considera más rentables en hidrocarburos líquidos que en natural. ¿Cómo se arregla ese problema?

 

Emily Medina: Yo creo que aquí el gobierno tiene que hacer un modelo de gas natural que incluya varias vertientes, una de ellas, podemos incluir incentivos para el sector privado y verlo ya no tanto como un tema de “break even”, y en términos económicos específicamente, pero verlo como un tema de prioridad nacional y verlo como un tema prioritario en el tema de seguridad energética, que al final del día esos proyectos ya necesitan tomar pie para ver los resultados en los siguientes 5, 10 años, pero si no se toma acción ahorita, nos vamos a ver sumamente perjudicados en el futuro.

 

Pablo Zárate: ¿Prioridad nacional significa crear políticas públicas específicas?, ¿significa instruir a Petróleos Mexicanos a desarrollar una estrategia específica de gas?, como de alguna manera quizás no instruido, pero en Vaca Muerta, en Argentina, hubo una agenda muy clara de la petrolera estatal para desarrollar sus recursos de gas. ¿Cómo te lo imaginas en el contexto mexicano?

 

Emily Medina: Esta administración ha sido muy vocal de que en el tema de gas natural, quieren realmente asegurarse de que el proceso técnico sea responsable con el medio ambiente y con las comunidades, eso se me hace algo sumamente importante, y me da mucho gusto que tengan ese enfoque.

Pienso que no tiene que ser un enfoque que no se permee con la  producción de gas, es decir, podemos tener producción de gas natural y puedes ser responsable con el medio ambiente usando las mejores técnicas internacionales, y mejores prácticas internacionales, pero este enfoque tiene que ser tal vez un enfoque, o sea podemos aprovechar que somos parte de un continente muy rico en este tipo de recursos y podemos aprender de Estados Unidos, igual ellos pueden aprender  de cómo nosotros podríamos desarrollar un modelo mucho más amigable con la sociedad y con el medio ambiente.

 

Pablo Zárate: Es muy interesante porque de alguna manera podríamos argumentar que esta posición binaria de fraking sí, o fraking no, pues viene de creer que el Estado mexicano es relativamente débil. Y, realmente, si tuviéramos la oposición de creer en las capacidades del Estado mexicano diríamos “sí hay manera de hacerlo”. Otros países en el mundo han demostrado cómo se hace, por supuesto que se tiene que regular, por supuesto que es algo en lo que tiene que haber mucho escrutinio, qué bueno que exista una agenda ambientalista bastante aguerrida porque va a garantizar que hay monitoreo, que hay escrutinio, que hay las voces que han existido en otras partes del mundo, pero no renunciemos como país a este tipo de recursos.

 

Emily Medina: Exactamente, yo creo que es un reto, y hay que tomarlo, y hay que adoptarlo, y esto se puede hacer haciendo un modelo de gas natural integral, viendo el tema de las regulaciones, viendo que sean lo suficientemente atractivas para la participación del sector privado, pero siempre cuidando el tema del medio ambiente y de las comunidades, trabajando con ASEA, trabajando con la CNH, trabajando con los reguladores independientes que son tan necesarios para que los proyectos salgan de una manera exitosa, en lugar de tratar de sobreponerme y de incrementar barreras, buscar más soluciones a través de un modelo de gas natural que todavía no se tienen el país.

 

Pablo Zárate: Ok, o sea para ti el tema energético en México es el gas natural y ¿cómo hacemos que el gas natural despegue del país?

 

Emily Medina: Sí, sin duda es el tema del presente y el futuro. Es a donde tenemos que tener nuestra visión y si dejamos de pensar en esto como un riesgo en lugar de ver el lado de oportunidad, pues yo creo que nos estamos limitando como país.

 

Pablo Zárate: Bueno, te decía Emily, que yo estoy francamente convencido que 2020 va a ser un año demasiado importante para el sector energético mexicano, quizás de los más importantes que tengamos en décadas. Es un punto donde realmente vamos a decidir cómo se ve la década entera; es un punto dónde vamos a decir si tomamos algunos de los aprendizajes que hemos tenido en los próximos 6, 7 años, o nos hacemos a un lado para tener un modelo, pues ahí  una especie como de isla, que es un modelo híbrido y del otro lado un modelo completamente diferente.

¿Cuál es la decisión más importante que ves en los próximos días o en los próximo meses para que te den una indicación de si tú tema, que es el tema de gas, va a salir adelante o no?, ¿qué indicador estás viendo?, ¿qué sesión en la CNH?, ¿cuál es el momento dónde tú crees que vas a decir: “yo creo que sí estamos yendo bien o no estoy tan convencida del rumbo”.

 

Emily Medina: Para mí la participación del sector privado es fundamental para asegurarnos de que tenemos un proceso competitivo y, bueno, para igual pues fortificar a las empresas nacionales: Pemex – CFE, son empresas extraordinarias, pero está muy difícil que hagan todo solos. Necesitamos la participación del sector privado para incrementar nuestras capacidades técnicas, para fomentar la innovación y para overall, tener una industria mucho más competitiva.

Entonces, lo que yo espero es que para el 2020 ya tengamos un rol para el sector privado, en el cual ellos puedan participar en este modelo de gas natural del que yo he estado hablando, que yo pienso que debe ser prioridad para este gobierno. Ellos deben de formar parte de la producción de gas natural, no sólo Pemex de tomar este rol y bueno, partiendo de eso, será igual muy importante ver que continúen las licitaciones y el tema de dejar que las rondas del gas natural continúen.

Buscar el diálogo entre la CFE, Pemex y el sector privado, en lugar de verlo como algo aislado, verlo como algo complementario que puede ser muy benéfico para la economía mexicana.

 

Pablo Zárate: Luego los mexicanos no creemos tanto en el valor de lo documentos y las estrategias, porque su significado se ha desvirtuado un poquito a lo largo del tiempo, los planes y “10 puntos de acción” y ha habido todo tipo de anuncios en torno a seguridad, energía, infraestructura y todo tipo de cosas.

 

Emily Medina: Sí no, igual y para agregarle aquí al punto del 2020, ¿no? Bueno, para el año 2020 igual es importante considerar que Estados Unidos está ampliando su capacidad de exportación, sobre todo en O&G hacia mercados europeos, asiáticos.

 

Pablo Zárate: Y significa precios más altos.

 

Emily Medina: Y significa precios más altos. Entonces, México ahorita está en un momento en el que debe aprovechar esos precios competitivos del Permian y otras partes de Estados Unidos, sobre todo de Texas, y al mismo tiempo desarrollar su propia infraestructura para poder así impulsar el desarrollo de nuestra propia industria de gas natural y esto dándole los suficientes incentivos al sector privado para que participen.

 

Pablo Zárate: ¿Ves por ahí Emily, digamos, los ingredientes para una estrategia de gas natural ya puestos sobre la mesa por el gobierno?, o, ¿crees que es un tema que francamente está desatendido? Que ojalá tengamos un documento, una estrategia en 2020, pero que ahorita no ves ni siquiera los ingredientes aislados puestos por ahí.

 

Emily Medina: Bueno, yo soy optimista y quiero pensar que el gobierno ahorita está viendo cuál es la oportunidad, está informándose sobre el tema de gas natural que, francamente, México no tiene una historia tan desarrollada o tan, pues una historia tan sólida en el tema de gas natural, ¿no?, y sobre todo en los prácticas…

 

Pablo Zárate: Sí, somos más petroleros que gasíferos, sin duda.

 

Emily Medina: Sí, sin duda. Yo soy optimista y espero que el gobierno ahorita esté viendo las oportunidades e informándose sobre la tecnología que existe y sobre las regulaciones que puede adoptar para que la industria de gas natural se solidifique.

 

Pablo Zárate: No, además es una oportunidad para ser pionero, ¿no? O sea, es algo que francamente ninguna administración en el pasado había logrado resolver porque nunca había sido una prioridad como lo es ahorita.

 

Emily Medina: Sí, tenemos la ventaja que, como ya mencioné varias veces, estamos al lado de Estados Unidos y yo estoy segura que ellos igual estarán muy interesados de compartir su conocimiento y compartir sus técnicas.

 

Pablo Zárate: Invertir aquí en México, ¿no?

 

Emily Medina: ¿mande? ¡Invertir!, sí.

 

Pablo Zárate: Están también buscando oportunidades para invertir.

Emily, muchísimas gracias por venir a platicar.

Amigos, ha sido un gusto compartir este espacio con ustedes, nos vemos aquí dentro de dos semanas, ¡muchas gracias!

Previous Article

¿Cómo logramos un #FrackingSeguro?

Next Article

El costo y el tiempo de trabajar solo

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *