Opinión de Invitado: El descubrimiento de Eni – lo que esto significa para México y la reforma energética

Author: No hay comentarios Share:

Por John Padilla

Hace unos días, Eni anunció un descubrimiento de crudo ligero en su primer pozo Amoca-2, dentro del Área Contractual 1 que la empresa ganó en la Ronda 1.2, licitada en septiembre de 2015. El Área Contractual 1 de la Ronda 1.2 incluye tres campos: Amoca, Miztón y Teocalli, localizados en aguas someras de la Bahía de Campeche, aproximadamente 15 kilómetros al noreste de los campos terrestres Cinco Presidentes de Pemex. Eni asegura haber encontrado 110 metros de zona productiva, lo cual supera por mucho las expectativas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para este campo. Los planes de Eni incluyen perforar otros tres pozos en 2017: un segundo pozo exploratorio (Amoca-3) y dos delimitadores en los campos adyacentes que están dentro de su área contractual (Miztón-2 y Teocalli-2). Algunos especulan que este descubrimiento podría terminar produciendo hasta 15 mil barriles diarios (honestamente, aún es muy pronto para hacer esa afirmación con algún nivel de certeza), atrayendo atención tanto en las entidades de gobierno como entre los círculos empresariales. Los ejecutivos de Eni han dicho que es razonable pensar que la producción podría iniciar en 2 o 3 años.

El descubrimiento fue hecho en campos donde Pemex había explorado desde 1959. Pemex hizo descubrimientos en los tres campos entre 2002 y 2015 pero los volúmenes encontrados no justificaron su deseo de retenerlos en la Ronda Cero de 2014, un proceso posterior a la reforma energética.

El descubrimiento de Eni es el primero que se anuncia, pero no representa el único esfuerzo exploratorio ocurriendo ahora en aguas someras de México. Los consorcios liderados por Pan American y Fieldwood Energy (que ganaron respectivamente un bloque en la misma Ronda 1.2) están perforando pozos en este momento. Además, se espera que el consorcio que lidera Talos, ganador de dos bloques de la Ronda 1.1, empiece a perforar en el segundo trimestre de 2017. Como resultado del descubrimiento de Eni, las miradas, y expectativas más altas, recaerán sobre estas compañías y sus programas de exploración.

El descubrimiento de Eni es relevante por una serie de razones sobre las que vale la pena reflexionar. Eni ganó un campo donde los hidrocarburos ya habían sido descubiertos, pero encontró algo que Pemex no había visto antes, después de evaluar la información del cuarto de datos. Eni perforó un pozo de 3 mil 500 metros de profundidad, el cual se compara con los 4 mil metros del pozo Amoca-1 que Pemex perforó en 2002. Sin embargo, la mayor parte del descubrimiento se dio en un horizonte totalmente diferente al que Pemex había explorado. Esto no es, de ninguna manera, un revés para Pemex; sino un reflejo de la esencia y el espíritu de lo que la reforma energética le trajo a México: una variedad de actores con distintas experiencias, puntos de vista geológicos, perfiles de tolerancia al riesgo y estructuras de capital. En conjunto, esto permite aprovechar mejor el potencial de hidrocarburos con el que México fue bendecido y genera los elementos necesarios para generar un ecosistema dinámico y saludable dentro del sector petrolero.

El descubrimiento de Eni es un ejemplo de cómo el sector privado superó los obstáculos para implementar el nuevo modelo de la reforma energética y brindó resultados tangibles más rápido de lo anticipado. Dado que el 83.75% de las utilidades del proyecto le corresponden al Estado mexicano, de acuerdo con lo que Eni ofertó para ganar el área contractual, el descubrimiento es una excelente noticia que da motivo de celebración a todas las partes involucradas.

El mensaje es claro: si las autoridades mexicanas son capaces de ofrecer bloques de buena calidad, bajo una estructura contractual y regulatoria internacionalmente competitiva que sigue mejorando, el futuro del sector de exploración y producción de México se ve prometedor. Todos los ojos estarán puestos ahora en la Ronda 2.1 con bloques en aguas someras que se otorgarán en junio y que ahora incluirán una asociación con Pemex en los campos Ayín-Batsil. Mientras eso sucede, el descubrimiento de Eni, junto con toda la actividad de perforación que está sucediendo como se mencionó antes, así como la actividad realizada por Pemex en aguas profundas tienen al banco de inversión Tudor, Pickering, Holt & Co.—considerado un referente crítico en el sector a nivel global—optimista, con expectativas de descubrimientos con materialidad significativa en el corto y mediano plazo. Suficiente charla.

*John Padilla es Managing Director de IPD Latin America, una firma de consultoría energética.

Previous Article

El gas natural: de actor secundario en bajada a protagonista en ascenso

Next Article

5 claves para que el desarrollo de shale prospere

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *