Edgar Alvarado: Representar al consumidor energético

Author: Share:
Por: Edgar Alvarado

El nuevo modelo energético de México tuvo una aportación que ha pasado casi inadvertida: transformó al consumidor de energía —el cliente— de un actor pasivo a uno activo. En México, aun cuando siempre hemos sido clientes de empresas energéticas como Pemex o CFE, es más común verlos como entidades que dictan las condiciones del mercado que como agentes que deben responder a las necesidades de sus clientes, como sucedería en cualquier otro mercado abierto y con competencia.

Cuando decimos que los clientes ahora son activos, nos referimos a que pueden decidir entre marcas de gasolina, suministradores eléctricos y proveedores de gas natural o LP, por ejemplo. Este empoderamiento del cliente (sea un ciudadano o una empresa que a partir de su decisión para comprar un producto u otro, escoger una marca u otra, hacen necesaria su presencia y su representación dentro de los foros en los cuales se decide el futuro del sector.

En otros sectores económicos, el cliente es un agente tan importante, que ha propiciado la aparición de organizaciones civiles y agentes nuevos que abogan por la calidad del servicio y por la voz del consumidor en los distintos foros de la industria. Hasta ahora, el sector energético mexicano había carecido de esta voz que, además, fuera especialista en el ramo.

El nuevo modelo trajo consigo una serie de herramientas nuevas donde el usuario final debe ser escuchado, como son las consultas indígenas, las nuevas reglas de competencia y la oportunidad de comentar proyectos de reglamentos y disposiciones a través de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria. Cualquier persona que esté dentro del sector, sabrá que no es fácil mantener el ritmo en la que se genera la información nueva. Por eso, es necesario que se generen espacios de conocimiento técnico en el sector energético que nos permitan legar a conocer mejor el sector y a sus clientes. Esta misma especialización es la que nos permite debatir y defender los distintos modelos de desarrollo que buscamos en cada segmento de la cadena energética.

Ombudsman Energía México (OEM) surgió como una propuesta para representar al sector social en las discusiones sectoriales y a las cuales el ciudadano común, aun cuando tiene acceso, rara vez los reclama activamente. Buscamos el empoderamiento de los ciudadanos y cuidar los derechos sociales al denunciar el abuso o discriminación de las empresas y los monopolios naturales, o los actos de autoridad, así como en las malas prácticas que pueden afectar a los consumidores o usuarios finales. El conocimiento que hemos cultivado cada uno de los que trabajamos en OEM nha permitido ser Testigos Sociales Energéticos, interlocutores en la aplicación de las prácticas derivadas de la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (Extractive Industries Transparency Iniciative, EITI por sus siglas en inglés); participantes en los foros conjuntos por la transparencia que realizan la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el Instituto de Gobernanza de Recursos Naturales (Natural Resource Governance Institute, NRGI por sus siglas en inglés) o parte de los Comités Consultivos y Técnicos de los Operadores Independientes del Sistema (Independent System Operator, ISO por sus siglas en inglés) sectoriales.

Uno de los principales retos, como sociedad civil, es estar a la altura de un debate directo con autoridades y empresas en un diálogo técnico y complejo. Otro, es hacerlo con transparencia. Por ello, las actividades que hemos desempeñado en Ombudsman Energía México (tanto particulares como en colaboraciones colectivas) se conducen con estricto apego a los derechos, ya sean humanos, económicos, sociales o ambientales, a la ortodoxa regulación técnica–económica y a las mejores estándares-prácticas de los mercados apegándose a la búsqueda del acceso a la energía, la sustentabilidad energética y la lucha contra el cambio climático.

Mientras que en otros lugares del mundo la figura del Ombusdman es ampliamente reconocida y consultada por su imparcialidad y defensa del consumidor, en México aún tenemos un largo camino para construir esta misma figura que funja a la vez de observatorio de la adecuada aplicación de la Reforma Energética (realizando propuestas o denuncias, tanto en consultas públicas como en redes sociales), que de defensor de los intereses de los consumidores y en la adecuación de las expectativas generadas a partir del nuevo modelo energético mexicano.

En la búsqueda de este objetivo, es importante pugnar por que la organización industrial, institucional y social favorezca la competencia donde ésta sea posible y deseable; y solo se regule, con estricta observancia de los derechos humanos, en caso necesario.

 

Edgar Alvarado

Asociado y Fundador de Ombudsman Energía México

Puedes encontrar más sobre nuestra iniciativa en www.ombudsmanenergia.org.mx

Previous Article

Pemex 2.0

Next Article

¿Qué se tiene que modificar para hacer estos cambios realidad?

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *