Opinión de invitado: Diálogo en el Nuevo Modelo de Energía

Author: Share:

*Este artículo apareció, en su forma original, en Reforma.

Con la firma de los contratos de la Ronda 1.4, el viernes de la semana pasada concluyó, exitosamente, el primer gran ciclo del nuevo modelo energético mexicano: la Ronda Uno. Además de la transparencia del proceso, que ha sido reconocida ampliamente, esta Ronda marca el arranque de un círculo económico virtuoso en nuestro sector energético. La conclusión de esta ronda ha dado lugar al nuevo modelo energético mexicano, en el que, autoridades y empresas petroleras compartimos riesgos financieros y tecnológicos, con el objetivo de tener un sector energético más sostenible, eficiente y transparente.

Las cifras oficiales del gobierno, por ejemplo, pronostican inversiones potenciales de cerca de un billón de pesos como resultado de esta ronda. Si el ritmo y la dirección se sostienen, México está en camino no sólo para detener la declinación en su producción petrolera, sino revertirla.

La Agencia Internacional de Energía estima, por ejemplo, que la plataforma de producción podría incrementarse en un 30 por ciento en los próximos 24 años, con efectos positivos no sólo para el sector energético sino para el país en su conjunto. Adicionalmente, según estimaciones del Comité Nacional de Productividad, el sector energético demandará en los siguientes dos años 360 mil empleos. Sin embargo, quizás el dato más importante que señala la misma Agencia es que la construcción del nuevo modelo energético mexicano podría aumentar el PIB del país en cuatro puntos porcentuales hacia 2040.

En nuestro país, hoy existen pocos sectores con este potencial de crecimiento y con la capacidad de generar efectos positivos en otros sectores productivos. Es indudable que vamos en la dirección correcta, pero aún nos falta mucho por impulsar, construir o consolidar, en torno a estándares internacionales de transparencia, seguridad industrial, protección del medio ambiente y de relación con las comunidades donde operará la industria.

Existe un reto adicional, en el que me gustaría detenerme: la necesidad de contribuir a impulsar un diálogo y una conversación pública informada y abierta. A medida que nuestro nuevo modelo energético mexicano madure, crecerá el interés de la opinión pública sobre las inversiones, las operaciones y los estándares de la industria, por mencionar sólo algunos temas de interés. Por momentos, la conversación parecerá demasiado especializada, técnica o compleja, en parte por la intensidad tecnológica de la industria.

Como resultado, es importante contribuir a cerrar cualquier brecha de información sobre el rumbo y los procesos del sector. Es muy importante que quienes trabajamos en esta industria hablemos con un lenguaje claro y no un lenguaje que nos aleje de quienes no son especialistas en el tema.

Desde la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (AMEXHI), sabiendo lo importante que es el sector petrolero -en especial para México, queremos que más gente se interese y participe, que más gente pregunte, debata, se informe y dialogue sobre la actividad petrolera. Queremos ampliar el diálogo, compartiendo la información que justifica nuestro optimismo sobre un sector que, si continúa tomando las decisiones correctas, nos puede llevar a un destino mucho mejor de lo que la inercia le auguraba.  Hoy en día, el mundo digital nos ofrece una gran oportunidad: ampliar la conversación y volverla cada vez más incluyente. Si como sociedad entablamos una conversación informada, podremos encontrar soluciones constructivas a los retos de nuestro tiempo.

En este contexto y con estos objetivos, la AMEXHI ha decidido respaldar la creación de www.pulsoenergetico.org, un proyecto que a partir de hoy está en funcionamiento. Ha significado un gran esfuerzo por resumir, consolidar y digerir la información más relevante del sector, tanto de largo plazo como de coyuntura. Sin embargo, sólo cumpliremos nuestro objetivo si logramos que participen todos los que quieren impulsar el crecimiento de nuestro país—mucho más allá de nuestro sector particular. Es sólo a partir de diálogo, intercambio y entendimiento mutuo que podremos crecer.

Alberto de la Fuente
Presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (AMEXHI)

 

Previous Article

El camino a USD $640 mil millones de inversión

Next Article

La evolución de las Rondas

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *