¿A dónde va el desarrollo de aguas profundas?

Author: Share:

Como publicamos en nuestro número pasado, Pemex lleva más de 2 décadas invirtiendo en aguas profundas, pero no ha logrado pasar a la etapa productiva. La actividad que se genera a partir de las rondas petroleras es una nueva fuente de oportunidades, pero éstas son limitadas. A partir de las dos licitaciones de aguas profundas se comprometió la perforación de 31 pozos, pero sin nuevas rondas este número no va a crecer.

Pero 31 pozos no significan 31 descubrimientos. La probabilidad internacional indica que sólo el 30 por ciento de éstos serán productivos. Esto nos deja con sólo 9 pozos descubridores que son insuficientes para desarrollar el potencial completo que representan estos recursos. La Comisión Nacional de Hidrocarburos estima que México cuenta con 2 billones de pies cúbicos de gas natural y 519 millones de barriles de petróleo en reservas 3P y 113 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente como recursos prospectivos.

En este contexto, las alianzas de Pemex con otras petroleras y los acuerdos de transferencia tecnológica pueden hacer de la empresa, un líder en estas cuencas.

 

Fuente: Comisión Nacional de Hidrocarburos

 

El desarrollo de aguas profundas

Aguas profundas es uno de los tipos de recursos que mayor crecimiento ha experimentado en el mundo en los últimos años. Como explica IHS Markit, los principales descubrimientos realizados en Latinoamérica entre 2008 y 2019 han sido yacimientos en aguas profundas.

 

Cabe destacar que en el mundo la actividad exploratoria en aguas profundas va en aumento. Como explica Enverus (antes Drillininfo), sólo en el primer trimestre se han perforado 23 pozos exploratorios (wildcatters) en el mundo, lo cual representa el 12 por ciento de todos los pozos exploratorios perforados en el mundo (incluyendo pozos terrestres y en aguas someras).

 

El potencial de aguas profundas y las [29] oportunidades que nos quedan

El potencial de aguas profundas en México es sustancial: Se estima que el país cuenta con 2 billones de pies cúbicos de gas natural y 519 millones de barriles de petróleo en reservas 3P y 113 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente como recursos prospectivos.

El descubrimiento de estas reservas le ha tomado al país casi 2 décadas de trabajo a través de Pemex. De 2004 a 2019 se han perforado en total 74 pozos en aguas profundas. Sólo en los últimos 10 años se han invertido más de 10 mil millones de dólares ─que representan alrededor de 10 por ciento de la deuda total de Pemex─ en exploración en estas cuencas. Aunque ha habido descubrimientos importantes, éstos no han sido comercialmente viables o están en espera para pasar a etapas de desarrollo y producción.

Sin embargo, a pesar de los años de trabajo, las inversiones y la tasa de éxito de Pemex de 54 por ciento ─un promedio muy por arriba del 30 por ciento promedio de la industria mundial─ hoy no tenemos producción.

Es a partir de las dos rondas de licitación que ya se convocaron que hoy tenemos nuevos pozos para perforar. En estos dos concursos que se comprometió la perforación de 31 pozos durante la etapa exploratoria. Esta actividad adicional compensará por un tiempo la inactividad de Pemex, ya que la empresa ha señalado que en los siguientes años no invertirá en nuevos proyectos de aguas profundas.

Sin embargo, la probabilidad de éxito de estos pozos es bajo: alrededor del 30 por ciento de los pozos que se perforan en el Golfo de México, son improductivos. Esto significa que de los 31 pozos, sólo 9 tienen probabilidades de ser productivos. Sin nuevas rondas de licitación, ni el número de pozos ni el número de descubrimientos podrá crecer, además de que estos 9 pozos no serían suficientes para asegurar el desarrollo de las cuencas en estas áreas.

En lo que se define la continuidad de las rondas, Pemex tiene la oportunidad de tomar un papel de liderazgo en estas cuencas a partir de formar alianzas y compartir el riesgo con socios financieros y técnicos. Con los esquemas de transferencia tecnológica la empresa mexicana podría aprovechar la experiencia de jugadores internacionales (que hoy operan con los contratos ya otorgados) para adquirir también mejores prácticas en estas cuencas y hacer más eficiente su operación y reducir los costos de descubrimiento y producción.

Si bien Pemex ha señalado que aguas profundas es un tipo de proyectos en el que prevé entrar nuevamente en el largo plazo, es importante que la empresa mantenga operación en estas cuencas para no desechar el talento y las competencias que ya ha construido en sus equipos internos y darle continuidad al desarrollo de sus capacidades.

Previous Article

#PulsoIMCO con Sergio Pimentel, Comisionado de la CNH: ¿Ronda Cero 2.0?

Next Article

¿Cómo desarrolla el mundo sus aguas profundas?

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *