Pro’s and Con’s

Author: Share:

Cada vez que la Secretaría de Energía (Sener) busca convocar una nueva licitación de contratos petroleros o asociación de Pemex, consulta a la CNH para obtener su opinión técnica. De las 26 solicitudes que ha recibido la CNH, en el 35 por ciento ha recomendado contratos de producción compartida y en el restante 65 por ciento, el de licencia.

Recopilamos las principales declaraciones de los comisionados en la sesión de la CNH que fue motivo de nuestro análisis:

 

Juan Carlos Zepeda

“La CNH, en general, se ha pronunciado en el pasado por contrato de licencia. ¿Por qué la Sener y la SHCP han elegido producción compartida? Me parece que la razón principal tiene que ver que la ventaja que el pago sea sobre utilidades. Tiene una ventaja que, como Estado, quieres capturar la utilidad. Si tengo una utilidad que reconoce los costos, en tanto la utilidad es mayor, el gravamen es mayor y cuando las inversiones sean más altas, la contraprestación será menor”.

 

Héctor Acosta

“Me parece que producción compartida inhibe la eficiencia en la ejecución de los trabajos del contrato porque al momento de que tiene que comprobar cada uno de los gastos, se da la opción o existe la posibilidad que se pretendan incluir gastos que no necesariamente son indispensables a diferencia de la licencia que, al estar en su responsabilidad el absoluto nivel de inversión, permite esas eficiencias que, a su vez, de forma indirecta le benefician al Estado.

“Genera cargas administrativas innecesarias tanto al contratista como al Gobierno. Estas cargas innecesarias tienen que ver con la supervisión y tienen que ver con la administración del propio contrato con las auditorías. Cuando hablamos de supervisión y auditorías, estamos abriendo la puerta para actos de corrupción tanto de supervisión como de las propias aprobaciones de los gastos y de las inversiones”.

 

Sergio Pimentel:

“Si podemos proponer la licencia con una contraprestación combinada que permita pagarle al Estado con Hidrocarburo o con efectivo, me parece que esa es la mejor opción porque le brinda mayor facilidad al contratista, porque el Estado no pierde la posibilidad de vigilar y supervisar las actividades petroleras y porque me parece que esa es una de las motivaciones de la reforma energética: que el Estado tenga los recursos para el desarrollo de largo plazo de los recursos de la Nación y eso se obtiene con la licencia”.

 

Alma América Porres

“Yo apoyaría el modelo de licencia porque, desde el punto de vista técnico, cuando nosotros visualicemos un Plan de Exploración o en el Plan de Desarrollo propuesto por el operador. En ese momento veremos los mejores escenarios de desarrollo del área para que podamos visualizar cuál es la mejor práctica para llegar a un fin técnico exitoso en el área. No tanto estar vigilando peso por peso en cada uno de los pasos sino ver cada uno de los pasos técnicos favorables para el desarrollo de cada una de las áreas”.

 

Gaspar Franco

“Nos presentan un Plan de Desarrollo que se va a basar en los lineamientos que nosotros tenemos. En ese Plan supongamos que nos dicen que, para producir los hidrocarburos, van a usar un barco de proceso. En un (contrato) de licencia, ellos pueden invertir lo que quieran, nada más nos deben decir que van a usar un barco. Y puede ser que compren el barco, lo renten con opción a compra o que sea renta pura.

“El proceso de transportar o procesar en un barco, en contraste de un ducto, es mucho mayor, pero nosotros aprobamos que vayan por el barco. Si pasan al programa de trabajo el presupuesto, ahí nos van a dejar bien claro si es una inversión —que es algo que nosotros vamos a recuperar— o si va a ser una renta. En el caso de producción compartida, nosotros, al revisar ese programa de trabajo, ese presupuesto, el aprobarlo, el vigilar específicamente esa actividad, vamos a poder decidir si sí nos conviene o no ese barco y vamos a cuidar la rentabilidad de ese contrato. Si es uno de licencia, no lo vamos a ver y nosotros vamos a decir ‘que nos paguen por la regalía’ pero se corre el riesgo de que la vida útil o la rentabilidad del contrato, se vaya a reducir. Nos quita un margen”.

 

Héctor Moreira

“Necesitamos evitar la tentación de volvernos operadores. Si bien hay un expertise muy grande en CNH, tampoco creo que tengamos la capacidad de ser los mega-operadores que, por otro lado, cuando tomas una decisión operativa, te vuelves corresponsable de esa decisión. Entonces, si bajó la rentabilidad por una decisión equivocada, van a decir: ‘pues es que tú me dijiste’. Yo creo que nosotros somos una entidad que vigila, que supervisa que norma, pero debemos meternos, en lo posible, a operar. Yo creo que tenemos la capacidad para auditar cosas si se nos hacen raras, pero el decir: “compremos esta bomba y no esta” se me hace que estamos llegando muy allá. Es una tentación de decir “vamos a optimizar todo” y no creo que tengamos la capacidad para hacerlo para 35 más todos los que vienen, va a estar muy complicado. Mientras más fortalezcamos nuestra labor de supervisión es la labor más eficiente”.

Previous Article

Probando el modelo

Next Article

Un régimen fiscal único no sirve para desarrollar todo tipo de recursos

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *