¿Cómo va la exploración en México?

Author: Share:

Las inversiones de la nueva industria petrolera han ido en crecimiento desde que se adjudicaron los primeros contratos en 2015. Desde 2016, el monto de las inversiones ya ejercidas se ha multiplicado por 3.5 veces, al pasar de los 62 millones de dólares invertidos en 2016 a los 300 millones de 2018. En los primeros 5 meses de 2019 llevamos 286 millones invertidos por lo que, de continuar la tendencia, podríamos cerrar el año con una cifra cercana a los 700 millones de dólares.

No sólo son inversiones. Esta actividad se ha materializado en pozos exploratorios que han resultado en descubrimientos de yacimientos y reclasificación de reservas. También ha generado nueva información sobre el subsuelo mexicano que nos puede dar indicios de nuevos yacimientos. De una forma muy clara, los esfuerzos de Pemex y la industria se complementan para elevar de nuevo las inversiones en exploración y producción.

 

Fuente: Pemex (formas 20-F enviadas a la SEC de cada año); Comisión Nacional de Hidrocarburos; Tipo de Cambio tomado de Banxico promedio máximo de cada año. Datos de 2019 son estimados para la industria privada en caso de continuar la tendencia de inversión de los primeros 5 meses del año.

 

Las inversiones de las rondas

Las rondas de licitación han sido una fuente importante de inversiones en exploración desde que se adjudicaron los primeros contratos. La mayor parte de las áreas que se ofrecieron en las rondas que se convocaron, eran puramente exploratorias. Hoy tenemos al menos 62 contratos que están ejecutando un plan de exploración o de evaluación o ya lo concluyeron, de los cuales han surgido descubrimientos (como Zama), redimensionamiento de yacimientos (como los de la ronda 1.2 que tienen una recuperación de hidrocarburos mayor a la estimada inicialmente) y nueva información sobre nuestro subsuelo.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), en este periodo la industria pasó de invertir 62 millones de dólares a casi 300 millones en 2018, debido a la entrada escalonada de los contratos (en 2016 había menos contratos operando que en 2018). Así, la participación de la industria en las inversiones nacionales en exploración pasó de representar el 3.4 por ciento en 2016 a 19 por ciento en 2018. Sólo en los primeros 5 meses de 2019 las empresas han igualado el monto de inversión de 2018 por lo que, de continuar la tendencia de inversión, el 2019 cerraría con 685 millones de dólares de inversión y una aportación de 40 por ciento a los montos totales del país.

Nota: 5M se refiere al periodo de enero a mayo de 2019. 2019T se refiere al resultado que podría generar si se mantiene la tendencia de los primeros 5 meses de 2019.
Fuente: RondasMéxico.

Cabe destacar que en lo que va de la nueva administración, las inversiones en exploración se han acelerado. En los contratos petroleros con un componente de exploración o evaluación, hasta el 30 de noviembre de 2018 se invertían en promedio 620 mil dólares mensuales. A partir de diciembre de 2018 y hasta mayo de 2019, las inversiones aumentaron a un promedio de 1 millón 312 mil dólares mensuales. Esto se debe, principalmente, a la entrada de nuevos planes de exploración, el arranque de nuevos proyectos en aguas profundas y a la aceleración de inversiones en otros proyectos.

En cuanto a pozos perforados, el desarrollo de los planes de exploración y evaluación ha traído consigo operación importante. La CNH estimó que en el periodo de 2015 a 2022 se perforarán 117 pozos exploratorios de los cuales 18 ya se completaron.

 

Fuente: CNH (p.8)

 

La operación de Pemex

A la par de la operación de los contratos petroleros, Pemex tiene bajo su operación al menos 400 asignaciones, de las cuales 91 están en fase exploratorias. Estas asignaciones le fueron otorgadas a Pemex en 2014 en la Ronda Cero y, desde entonces, ha realizado actividades en ellas. De 2015 a 2018, Pemex ha invertido en promedio mil 615 millones de dólares, aunque los montos son declinantes. En 2015 la petrolera invirtió casi 2 mil millones de dólares, mientras que para 2018 ese monto se estima en mil 237 millones. Para 2019 se programó un gasto equivalente a mil 102 millones de pesos.

 

Fuente: Pemex (formas 20-F enviadas a la SEC de cada año); Tipo de Cambio tomado de Banxico promedio máximo del cada año.

 

A diferencia de los contratos petroleros, las asignaciones de Pemex podrían terminar su vigencia en unas semanas cuando se concluya el periodo adicional que la Secretaría de Energía le otorgó a Pemex en 2017 para concluir con el plan de trabajo en estas áreas. Datos de la CNH indican que, de las 91 asignaciones exploratorias de Pemex, 34 han tenido un descubrimiento ─con lo cual tendrían la acreditación de cumplimiento de los trabajos exploratorios─ mientras que otras 57 no han podido registrar descubrimientos. Otra parte importante de actividad que se ha rezagado es la perforación de pozos exploratorios donde, de los 133 programados para ejecutar, Pemex ha perforado 30.

Con el plan de añadir nuevos descubrimientos por parte de la petrolera en los siguientes años, Pemex necesita acelerar la ejecución de estas inversiones y cumplir con los programas ya aprobados para asegurar que podrá alcanzar sus metas.

 

Objetivo de descubrimientos y desarrollos de yacimientos de Pemex por año

Fuente: Pemex, presentación a inversionistas.

¿Cómo mantenemos la actividad exploratoria?

De los contratos petroleros ya adjudicados, aún hay algunos que todavía no inician la ejecución de sus Planes de Desarrollo pues todavía están en proceso de presentarlos ante la CNH (particularmente los de la Ronda 2.4 y la 3.1), por lo cual la actividad exploratoria podrá continuar por varios años. No obstante, el nuevo impulso a la exploración a partir de utilizar a la industria como complemento está en riesgo. Después de 2019, la actividad pronosticada atribuible a la industria sería menor ya que los contratos que hoy están operando cumplirán sus programas de exploración y transitarán a etapas posteriores de desarrollo y dejarán atrás casi toda actividad de búsqueda de nuevos yacimientos.

Esta transición pondría ahora un énfasis en el desarrollo de yacimientos como Amoca-Miztón-Tecoalli, Ixchalquil, Hokchi y Zama que nos enseñan que, cuando hay descubrimientos, tanto la vida del contrato como las inversiones para el desarrollo se multiplican. Pero, para poder sostener el nivel exploratorio actual sin incrementar el nivel de inversión de riesgo de Pemex, las rondas se tendrían que reactivar muy pronto.

Previous Article

Explorar aguas profundas, caso Brasil

Next Article

¿Por qué las empresas regresan una parte de sus bloques?

Recomendaciones

2 comentarios

  1. En el artículo “Exploración improductiva le cuesta al país 950 mid al año” publicado por ustedes el día 23 de Julio, mencionan que la inversión para actividades de exploración sería de 1980 mdd para el 2019, de los cuales 1633 serían para la perforación de pozos exploratorios. En el este artículo, menciona una inversión menor para el 2019 de 1102.9 mdd para actividades de exploración. Me podrían explicar el porqué la diferencia de estas cantidades? Así como si pudieran compartir de dónde obtuvieron la cantidad destinada específicamente para perforación de pozos exploratorios.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *