Melina Ramírez: Inversión e inclusión en energía

Author: Share:

En el cambio de gobierno fue muy interesante el proceso y el discurso de cambio de gobierno, pero más interesante todavía fue una partecita que pasó un poquito desapercibida en todo este proceso de transición que es la decantación de la información. En el proceso de transición, los gobiernos que están saliendo preparan documentos que pasan a la siguiente administración para que hagan el análisis, para que hagan el catch up de dónde están, qué es lo que están planeando, qué es lo que estaban viendo en su momento, para que los que sigan tomen sus decisiones correctas o como quieran ellos tomarlas, pero ahí tienen la información. Que yo me acuerde este proceso no había sido tan directo ni había sido tan público en transiciones pasadas. En esta transición tenemos los documentos que publicaron desde la secretaría de Energía, un grupo de 15 o 16 presentaciones, más aparte los libros blancos de las distintas rondas que son parte de estos documentos de transición y en esas 15 presentaciones encontramos joyas de información bien interesantes. Una de ellas —que por cierto, adelantamos, va a ser el tema de nuestro Pulso de mañana— es cómo van jugando las inversiones, cómo van dándose las inversiones, cómo se han ido las inversiones y cómo van a seguir dándose hacia adelante. Melina tu viste estos datos, ¿qué les encontraste?

Hablando en términos de cómo se presentó esta nueva información, me pareció como un gran ejemplo de cómo deberían ser todas las transiciones. Y no solamente en términos de la Sener, sino en términos de todas las secretarías. Pero además me pareció que de verdad para todos los interesados en este sector hay mucha información para excavar.

Justamente como hablabas de tu edición de mañana, me pareció muy relevante toda la información que sacaban respecto a las inversiones y el proceso que han llevado hasta el momento. La evolución de todos los proyectos energéticos que tenemos. Los documentos hablan de cómo ya hasta cierto punto toda esta etapa de exploración ha ido avanzando y entonces ahora también tenemos proyectos que ya están en extracción, tenemos ya proyectos mucho más diversificados, que ya están en distintas etapas. Ya no solamente estamos en los pasos iniciales, entonces eso me parece muy importante. Conocer cómo es que, pese a que no hemos visto los beneficios más tangibles de la reforma energética del ciudadano de a pie, estamos viendo los avances del proceso, la evolución de todos los cambios que se tuvieron que hacer alrededor de la industria para llegar a este punto.

 

Hacia adelante se está viendo una diversificación, en los primeros contratos. A veces perdemos la noción del tiempo, pero la reforma energética tiene muy pocos años, de 2014 a 2018 son apenas 4 años. En Brasil se tardaron casi 7 a 10 años para poder sacar el primer contrato petrolero después de su reforma y aquí, 4 años después, podemos ver una inversión incipiente todavía. Hacia adelante, veo que el análisis de los datos nos está mostrando que vamos a pasar de tener proyectos mayoritariamente de exploración a tener algo que se puede parecer más a un futuro de una cartera de proyectos que se generan en el mismo país. Entonces, vamos a tener más proyectos en exploración, otros en desarrollo, otros ya en producción, entonces estás ahí jugando con los diferentes tipos de procesos que están pasando los mismos cambios y eso se veía como una actividad más normalizada y eso va a incluir inversiones particulares de bastantes decenas de miles de millones de dólares.

Es esta diversificación de no tener todos los huevos en una sola canasta. Las inversiones también; tenemos aguas someras, aguas profundas, los farmouts, esto también te habla de una diversificación, no solamente de las inversiones si no también del riesgo que hay alrededor del sector energético en nuestro país porque ya tienes proyectos de diferente madurez, proyectos que están viendo diferentes etapas justamente alrededor de la producción, eso me parece muy positivo.

 

Si tú ves hacia adelante los siguientes años, ¿cuál podría ser una de tus preocupaciones de lo que puede suceder en el sector energético hacia adelante?

Una de las grandes preocupaciones que tenemos —no solo yo si no también en el IMCO— es la concentración sobre todo de depender de una sola fuente de energía. Claramente que nuestro sector energético, en términos petroleros esté evolucionando de esta forma, que tengamos más inversión extranjera, otros tipos de campos, o sea, aguas profundas a las que antes no teníamos acceso porque Pemex no daba el ancho.

Pero también creo que es importante que esto va a derivar también en mayor inversión en términos de infraestructura, en gas, que creo que también eso es muy importante. Creo que eso nos va a permitir tener una canasta energética mucho mas diversificada y nos va a dar mucha mas tranquilidad. Si no estuviéramos haciendo esto, estaría un poco más preocupada.

Hemos dejado un poco de lado toda esta inversión e impulso que se le debería dar a las energías verdes, que creo que es algo por lo que también deberíamos de estar apostando y con esta misma visión que hubo con la reforma energética y que hay con estos nuevos proyectos, que es una visión de largo plazo, de cómo de aquí a 30 años vamos a tener un sector energético más fuerte, que le de seguridad a los ciudadanos y creo que deberían de ser complementos. No pensar en ese lado sería algo que a mí me preocuparía mucho.

 

Me encanta que toques el tema del gas, aunque solemos dejarlo en segundo orden de prioridades frente al petróleo —y tiene su lógica de por qué solemos ver un poco más los números de miles de barriles diarios de producción y no tanto los millones de pies cúbicos diarios de gas. Pero creo que hacia delante va hacer muy interesante cómo se construye una estrategia de gas natural. El gas natural ahorita está en un punto en el que necesitamos producir más, necesitamos nuevas vías de acceso y en eso, al menos desde Pulso, hemos sido como muy enfáticos en decir: necesitamos vías de acceso de gas natural, sea por importación, sea a través de terminales de gas natural licuado, a través de producción. Cómo producir en algunos campos de aguas someras, campos terrestres en el norte, no convencionales, pero necesitamos una estrategia de gas natural que sea amplia, que sea incluyente, porque además el gas natural es un energético de transición y aquí viene justo lo que decías: el gas natural es lo que nos permite transitar hacia una economía menos intensiva en una huella de carbono. Pero la estrategia de gas natural no la veo tan definida, no la veo tan delineada.

Parece que no es la prioridad. Es mucho menos sexy hablar del gas que hablar del petróleo, que está más en el corazón de todos. Lo que me llama la atención es que ocupaste la palabra incluyente.

Lo que hemos observado es que en parte el desarrollo industrial de la sección norte de nuestro país se debe a que tienen acceso a ductos de gas, porque sin gas no hay industria y en parte la falta de estos ductos en el sur del país, sí es uno de los factores determinantes en su estancamiento en términos de desarrollo.

Creo que si deberíamos estar pensando justamente en una política energética incluyente, creo que es algo en lo que hemos fallado y hemos visto como cosas que no tienen nada que ver, que están totalmente separadas, creo que es parte de nuestro error estratégico como país el no ver a la energía como una fuente de energía para brindarle mejores condiciones de vida a los trabajadores y a las familias de México.

 

Ahorita que dices la palabra incluyente también se me viene a la mente otro significado que se le puede decir a la palabra incluyente qué es el tema de equidad de género. Es interesante que ésta es la primera vez que somos dos mujeres que estamos sentadas en la mesa para Pulso IMCO, entonces no puedo dejar de tocar el tema. Y quería preguntarte qué perspectivas tienes como mujer parte del sector energético. No sé si esto lo compartes, pero yo veo que hay muy buenos esfuerzos, hay muchas mujeres líderes en el sector que todavía no son suficientes, hace falta más presencia femenina dentro de este sector que tradicionalmente ha sido muy cargado hacia el género masculino y está bien, así es como ha estado operando, pero en un mundo mucho más incluyente tenemos que pensar mucho más en esta equidad de tener más personas del género femenino, no solamente del género masculino, y cómo vas modificando tu plantilla para dar nuevas oportunidades.

Estoy muy emocionada de que justo somos dos mujeres discutiendo de este tema y claramente a habido esfuerzos, pero claramente también es una industria donde esta equidad de género ha ido mucho más lenta que en otras industrias.

Creo que es algo obvio y creo que también es un problema que viene más de raíz. Por ejemplo, estaba revisando algunas cifras y solamente para 2017 con base en información de un proyecto llamado “compara carreras”, únicamente 5% del total de los alumnos estudiando ingeniería energética eran mujeres en México. Entonces, ¿esto de qué te está hablando?, que justamente cómo vas a tener más mujeres en este sector, si desde que estábamos estudiando no es una carrera en la que estamos presentes. ¿Cómo le enseñas a las niñas que ellas también pueden ser ingenieros, que ellas también puede estar en las plataformas, que también pueden negociar contratos petroleros, creo que es algo que tenemos que empezar a trabajar? No solo diciéndole a las niñas que pueden hacerlo, si no también creando estos espacios donde vean que hay dos mujeres platicando sobre un tema donde usualmente hubieran esperado a dos hombres. Es algo muy importante, no solo en términos de las oportunidades que se nos dan a nosotras las mujeres, sino en términos de las oportunidades que le podemos dar al sector.

Estaba revisando un estudio que decía que de las empresas Fortune Five Hundred, aquellas empresas que tenían mayor proporción de mujeres en puestos de dirección, en promedio patentaban 20% más que aquellas empresas que sólo tenían hombres. Entonces en una industria como la petrolera dónde la innovación es fundamental para obtener mejores rendimientos, encontrar nuevas formas de hacer estudios geológicos, de perforación, la creación de nuevas tecnologías para explotar de mejor forma todos los recursos es como si estas perdiendo algo, estás perdiendo capacidad de creación, de conocimiento y como segunda derivada de creación de recursos para todos, para la industria y para las personas que sean beneficiarios de esto, entonces me parece que es algo que deberíamos de seguir impulsando y luchando y peleando en todos lados donde podamos.

 

Exacto, porque hay muy buenos ejemplos a seguir. Viendo el pool de personalidades tenemos a Alma América Porres, qué es la nueva encargada del despacho de la presidencia de la Comisión Nacional de hidrocarburos. Tenemos a Lourdes Melgar que fue subsecretaría de electricidad, fue subsecretaria de hidrocarburos, llegó a puestos muy altos. La misma doctora Georgina Kessel cuando llegó a ser secretaria de energía. Tenemos un grupo de mujeres, que al menos en mi caso son muy aspiracionales porque te dicen ‘claro que se puede, por supuesto que lo puede llegar a ser’. Desde el lado de la ingeniería me llama mucho la atención esta proporción que mencionabas del 5%, porque generalmente si vemos al sector energético ahorita, ves a muchas mujeres pero son economistas, son abogadas, soy comunicólogas, son profesionistas, que no necesariamente nacieron de una rama de ingeniería, hay muchos buenos ejemplos pero no es el grueso, entonces todavía hay mucho que hacer, si tú me tuvieras que decir cuáles son las tres cosas que tienen que cambiar o las tres cosas que se tienen que poner para generar un ambiente mucho más inclusivo cuales me dirías que son.

La básica que es desde niños no le digas “hay no hija tu juega con muñecas y tu hijo sí puedes ir jugar con tu excavadora”, esa es como básica, es como dejen que las niñas hagan lo que quieran; dos creo que desde la preparatoria como todas estas clases de física, química, a las niñas a las que les va bien, a las que tienen interés mencionarles, porque creo que también hay un problema de información, como que creo que todos escuchamos que hay médicos, hay abogados, hay contadores, hay comunicólogos y en tu mente pues aspiras a ser cualquiera de esas cosas que ves a tu alrededor, entonces cómo mostrar que hay un campo más abierto de opciones en las que puedes estudiar creo que es un gran paso y creo que es un esfuerzo que se tiene que hacer en las familias, pero sobre todo en las escuelas de informarles. Decirles mira hay todas estas ingenierías, tú que eres muy buena en física, tú que eres muy buena en química, mira esto es a lo que puedes aspirar, hay estas mujeres que se dedican a esto y estos son los tipos de proyectos.

Para aquellas mujeres que ya entraron a estudiar alguna ingeniería garantizar espacios seguros en las universidades, eso me parece que es un paso fundamental, o sea espacios fundamentales en términos de que no las estén molestando, de que puedan hablar, de qué se expresen, de que se sientan cómodas. Es un esfuerzo que se tiene que hacer por todos lados y que no es trivial.

 

Quizá, ahí la única que yo agregaría es seguir estos esfuerzos de inclusión que se han estado dando. Incluso se me olvidó mencionarla pero también la nueva secretaria de energía, Rocío Nahle, es un ejemplo de que las mujeres pueden tomar decisiones, pueden estar en puestos directivos importantes y que pueden ser parte de este movimiento de impulsar la presencia femenina dentro del sector, porque además suele dar buen sistema, suele dar nuevas herramientas, nuevas formas de trabajar, qué te generan sinergias desde mi punto de vista que son bastante útiles cuando se trata de trabajar en ciertos equipos. Entonces si habrá ahí que ver qué más se puede hacer, pero lo que mencionabas hay que ir escuchando otras iniciativas como por ejemplo la de “Voz Experta” y “Mujeres en energía”. Me parecen dos plataformas que le ponen el foco a decir: claro que se puede, démosle espacio a las mujeres expertas para que hablen, para que estén presentes en las mesas, en la toma de decisiones y en el análisis, y en toda la parte de la generación del conocimiento.

Si, totalmente como decir si hay, porque creo que mucho este argumento de “es que son puros hombres porque no había mujeres”, es como “no las buscaste” y creo que también estas iniciativas hacen esto, es como visibilidad a las personas que están trabajando en este sector, justo mujeres en energía está Catalina Delgado, alguien con quien yo trabajé aquí en el IMCO hace no mucho, también ustedes entrevistaron a Monserrat Ramiro, entonces creo que justamente esta visión que hacen este tipo de organizaciones es vital para que no estén diciendo que no hay mujeres que sepan del tema, y que conozcan el tema y que tengan una opinión tan válida como la de cualquier otra persona que se hubieran podido encontrar en el sector.

 

Previous Article

El crecimiento exponencial en las inversiones que llegará en este sexenio

Next Article

La actividad que viene

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *