Análisis de Riesgos en la Perforación de Pozos

Share:

Por Oscar Martin Camacho Flores

El Análisis de Riesgo es un conjunto de metodologías que tienen por objetivo identificar, analizar y evaluar los procesos, con un enfoque sistémico de la probabilidad de ocurrencia de daños asociados tanto a factores internos como factores externos; con el propósito de controlar y/o mitigar las consecuencias en cuatro rubros: personal, población, medio ambiente y producción y/o instalación.

Las principales controversias al abordar el tema de Análisis de Riesgo es la diferencia entre Peligro y Riesgo; y aunque existen un sinfín de conceptos, todos ellos concluyen en lo siguiente: El peligro es una fuente de potencial daño; mientras que el riesgo es el valor de la probabilidad de un resultado adverso. Así pues, un barril de petróleo es un peligro y la probabilidad de que explote por estar expuesto a altas temperaturas es un riesgo. 

Ahora, ¿cómo se calcula la Magnitud de Riesgo?

Magnitud de Riesgo= Frecuencia * Consecuencia

Las actividades de perforación de pozos como tal son un peligro, debido a que se trabaja con altas presiones, altas temperaturas, cargas pesadas, residuos peligrosos, estructuras de acero, ruidos por arriba de los 55 dB, etcétera.  El estar expuesto a tales condiciones genera un riesgo. A propósito de este último término, podemos identificar tres tipos de riesgos.

  • Riesgo Inherente: Es el que existe en las actividades a realizar y no es posible eliminarlo con los mecanismos de mitigación.
  • Riesgo Operativo: Lo encontramos en nuestras actividades operativas y éste sí puede ser eliminado y/o minimizado con los mecanismos de control.
  • Riesgo Residual: Es el riesgo resultante después de aplicar los controles al Riesgo Operativo.

Una de las ventajas de analizar riesgo, es el uso de las buenas prácticas internacionales, para ello echaremos mano del término británico ALARP (As Low As Reasonably Practicable) que, si lo traducimos literalmente diría: “Tan bajo como sea razonablemente posible”. En la siguiente figura se muestra el gráfico ALARP, el cual describe las zonas tolerables al riesgo.

Lo que dice ALARP es que existen zonas de riesgo no tolerable (color rojo), esto significa que por ningún motivo se debe laborar en tales circunstancias; ahora bien, si las actividades se encuentran en una zona de riesgo, pero se pueden mitigar con controles, éstas sí se pueden ejecutar (color naranja y amarilla). Lo ideal es ejecutar las actividades en una zona de riesgo tolerable (color verde), esto permite trabajar de un modo más seguro y óptimo. 

Principio de ALARP : As Low As Reasonably Practicable

Partiendo de ello, si se está perforando un pozo a alto gasto con antecedentes de fallas en bombas, el riesgo por paro de falla sería una probabilidad alta (Zona Naranja) y el control medular para pasar a una zona de ALARP sería un estricto seguimiento al programa de mantenimiento preventivo de la bomba.

Por otro lado, si el campo a perforar tiene como objetivo atravesar un domo salino y la zona de transición (zona entre la formación y la cima del domo salino) tiene antecedentes de pérdidas desde parciales hasta totales. Se estaría hablando de una Zona de Riesgo No Tolerable. Para mitigar el riesgo y estar en una Zona de Riesgo Aceptable con Controles, las medidas de mitigación más ad hoc serían el control geológico (metro a metro) antes de llegar a la zona de transición y el bombeo de baches sellantes con material no invasivo.

Es necesario aclarar que entre más información se tiene, más detallado será el análisis.

Los análisis de riesgo de perforación deben de estar alineados a los cuatro rubros (personal, de población, medio ambiente y producción y/o instalación); la mayor parte del riesgo de los dos casos mencionados están enfocados a problemáticas operativas que dan como resultado a una desviación al Límite Técnico (NTP´s – Tiempos No Productivos) que a su vez concluyen en el incremento en los tiempos de entrega del pozo (producción diferida por NTP´s). Sin embargo, a medida que se detallan las problemáticas, se puede llegar a tener un análisis de riesgo al personal por intoxicación de productos químicos, presencia de gas de corte en temblorinas, por mencionar sólo algunos.

En un análisis de riesgo, siempre se ve el evento crítico, ello no quiere decir que se desea, simplemente se plasma para visualizar de donde se detona. El evento crítico en la perforación de pozos es un descontrol de pozo con presencia de gas, ocasionado por una ineficiente presión hidrostática del fluido de control; el descontrol de un pozo puede repercutir en daños ambientales, mientras que la presencia de gas y un punto de ignición puede ocasionar una explosión y este puede dañar hasta una población (fatalidades).

El conocimiento del proceso permitirá a los profesionistas identificar las áreas de riesgo y los mecanismos de control de los mismos. “Con Conocimiento Nadie Te Puede Engañar”.    

Oscar Martin Camacho Flores es Líder de Grupo Multidisciplinario de Análisis y Evaluación de Riesgos en Petróleos Mexicanos (Pemex)

https://www.linkedin.com/in/martin-camacho-943115b3/
https://www.linkedin.com/company/pemex/mycompany/

Las afirmaciones y opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del o los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Pulso Energético ni de la AMEXHI.

Previous Article

Gobernanza para el desarrollo: modelo de gestión social de Perenco México

Next Article

Sistemas de administración de la seguridad y protección al medio ambiente en actividades petroleras: un enfoque entre el SEMS en EE. UU. y el SASISOPA en México

Recomendaciones