El sector petrolero mexicano es tan grande que cabemos todos. Literal.

Author: Share:

Dato central: Más de la mitad del territorio que se intuye podría ser valioso en términos petroleros está abandonado, sin explorar. Las asignaciones que le fueron otorgadas a Pemex (de extracción, de exploración y de resguardo) y las áreas de las rondas petroleras suman alrededor de 184 mil kilómetros cuadrados. En contraste, existen otros 213 mil kilómetros –equivalentes a un territorio más grande que Chihuahua, el estado más extenso de México– donde no hay actividad desarrollándose.

Fuente: Centro Nacional de Información de Hidrocarburos y Secretaría de Energía y Rondas México

El análisis: Esta semana la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, lanzó una reflexión muy importante para el sector energético de México:

“El sector de energía es muy grande y cabemos todos. El gran reto es que cada quien ocupe su sitio y así creceremos todos”.

La relevancia no sólo está en el foro donde se pronunció, el CeraWeek, sino en el contenido. Tomada la reflexión en su forma más literal, es tan aplicable en su sentido macro para todo el sector energético, como en cada uno de los subsectores, como es el caso de exploración y producción.

¿Cuánto espacio tenemos? Datos de la Secretaría de Energía (Sener) y de la Comisión Nacional de Hidrocarburos indican que México cuenta con alrededor de 398 mil kilómetros cuadrados de áreas con hidrocarburos descubiertos (reservas) o potencial identificado para ser descubiertos (recursos prospectivos).

Hoy Pemex opera 415 asignaciones que tienen una extensión conjunta de 97 mil 255 kilómetros cuadrados. De estas asignaciones, la mayoría (288) están enfocadas sólo en la extracción de hidrocarburos; 99 son únicamente exploratorias; 13 combinan ambas actividades y las restantes 45 son temporales o a resguardo.

Estatus de las asignaciones de Pemex

Fuente: Centro Nacional de Información de Hidrocarburos

 

Pero Pemex no es el único operador petrolero en el país. A través de las distintas rondas que se han realizado, se han adjudicado 110 contratos. En conjunto, tienen una extensión de 87 mil kilómetros cuadrados. Cabe destacar que estos contratos operan tanto bloques en tierra como áreas en aguas profundas; algunos tienen producción mientras que otros están aún en fases exploratorias.

Si sumamos tanto las asignaciones de Pemex como los contratos de las rondas petroleras, encontramos que, en total, 184 mil 255 kilómetros cuadrados del país tienen operación. Es un área significativa.

Pero el área petrolera con actividad es menor que el área ociosa con recursos prospectivos. De acuerdo con las presentaciones de Sener sobre sobre el último Plan Quinquenal de Licitaciones presentado en 2018, hay otras 528 áreas que tienen un potencial importante de desarrollo que suman 213 mil kilómetros cuadrados.

Superficie de las áreas sin operador

(kilómetros cuadrados)

Fuente: Secretaría de Energía, Plan Quinquenal de Licitaciones 2018 (p. 70)

Al contrastar las áreas sin operador de las áreas que sí tienen una empresa trabajando en ellas, podemos observar que más de la mitad —54 por ciento para ser exactos— tiene el potencial para ser desarrollado.

Todo cabe en un jarrito. Si la primera parte de la declaración de la Secretaria Nahle nos da una intención, la segunda parte ofrece una dirección. “El gran reto es que cada quien ocupe su sitio y así creceremos todos” ofrece una intención que en Pulso Energético hemos enfatizado en casi todas nuestras publicaciones: hay que encontrar al mejor operador para cada área que se vaya a poner a producir.

Las rondas petroleras, por ejemplo, fueron un mecanismo a través del cual se buscó atraer a las mejores empresas a los bloques que se querían desarrollar en lugar de mantener el modelo anterior de pedirle a una sola empresa que desarrollara todas las áreas posibles sin poder acceder al capital o a la tecnología suficiente para operar de forma eficiente.

Al observar las áreas aún sin un operador, encontramos que la mayor parte está en bloques como aguas profundas y yacimientos terrestres no convencionales donde Pemex ha declarado que no buscará tener nueva actividad exploratoria dado su enfoque en aguas someras y campos terrestres.

El desarrollo de estas áreas para evitar que el país tenga regiones ociosas es donde la nueva industria petrolera tiene la oportunidad de generar el mismo desarrollo que ya ha propiciado en las áreas que fueron adjudicadas en las rondas petroleras, particularmente en la posibilidad de incrementar la exploración y de-riskear las distintas áreas donde hay alguna exploración hecha (como es el caso del Frente de Montañas donde recientemente se hizo el descubrimiento de Ixachi) o, ninguna.

Las herramientas con las que ya cuenta el Estado para detonar actividad en las distintas cuencas del país abren la puerta para considerarlas en el desarrollo del sector petrolero, el cual se definirá en las siguientes semanas en la redacción del Plan Nacional de Desarrollo.

Previous Article

¿Cuánto queremos producir?

Next Article

Pablo Medina: La cola de Pemex: Proyecto 30

Recomendaciones

1 comentario

  1. Definitivamente PEMEX se encuentra muy demorado en su actividad, sin embargo existe personal capacitado para hacer frente a este desarrollo sin la presencia extranjera, pues hoy día los españoles por ejemplo, reemplazan técnicos mexicanos para darles el trabajo a sus compatriotas despidiendo al mexicano. Se espera que este gobierno respalde y garantize el trabajo a los mexicanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *