Oportunidades del petróleo mexicano y su inmersión al mercado energético chino

Share:

Por José Ángel Prado Martínez

México y China se enfrentan a enormes retos energéticos dentro de un contexto internacional caracterizado por la interdependencia, la cual ha obligado a estos países a redireccionar sus políticas en materia de energía; lo que ha generado que ambas naciones compartan objetivos que se complementan uno al otro. 

El presente artículo pretende analizar los beneficios que se obtendrían de un aumento en la venta del petróleo mexicano al mercado chino, ejercicio que será analizado bajo la teoría de la Interdependencia Compleja, la cual; conforme a sus postulados, plantea que ambos actores se beneficiarían del incremento en las exportaciones petroleras mexicanas.

Durante los últimos años han ocurrido una serie de cambios en el escenario mundial que inciden en la inserción externa de los países de Latinoamérica y en sus estrategias e instrumentos de política exterior.  

En este contexto internacional -en el que las conexiones políticas, económicas o culturales se han acrecentado principalmente por medio de inversiones-; es vital explicar cómo la reciente reconfiguración (en este caso económica) generará costos y beneficios para la nueva ola de actores internacionales que interactúan en este mundo interdependiente.

Tanto para México como para China, el petróleo forma parte de su seguridad energética. La actual administración mexicana está enfocando gran parte del gasto público en reactivar una de sus empresas más rentables del siglo XX: Petróleos Mexicanos (PEMEX), y junto con los nuevos actores del escenario nacional (la iniciativa privada), busca explotar los yacimientos de petróleo con los que cuenta el país, con el fin de generar ganancias para el bienestar común y privado.

Es importante mencionar que empresas nacionales e internacionales con capital privado, forman parte de la cadena de valor de Pemex y cuentan con la tecnología suficiente para incursionar en áreas clave de exploración, producción, distribución y transporte.

Por otra parte, China, al contar con la población más grande del mundo y poseer la industria más importante del planeta, debe, por mera supervivencia del Estado, asegurar el abastecimiento de petróleo, ya que de este recurso se derivan los miles de productos con los que comercializa, esto, sin mencionar los demás usos comerciales e incluso políticos de este producto.

La Interdependencia Compleja en la relación petrolera comercial México-China:

Dos diferentes perspectivas pueden ser adoptadas para analizar los costos y beneficios de relaciones interdependientes.

El primero se centra en las ganancias o pérdidas comunes de las partes. El segundo se enfoca en ganancias relativas y en la distribución de los temas en cuestión. En suma, según la teoría de la Interdependencia Compleja, en el mundo existen multiplicidad de actores y; canales -principalmente interinstitucionales- que facilitan y promueven la cooperación internacional.

Esta coordinación genera ganancias absolutas -aunque asimétricas- para todos los participantes, quienes tienen interés en mantener y multiplicar los espacios y mecanismos de cooperación, privilegiando la paz en el sistema internacional al mitigar la anarquía en el mismo (Del Arenal, 2008).

China, por ejemplo, disminuiría su dependencia de petróleo proveniente de Arabia Saudita, Irán, Rusia y Estados Unidos. Por lo que aumentar la compra de petróleo mexicano resultaría benéfico para el gigante asiático ya que estaría diversificando su mercado, pues de acuerdo con el crecimiento de su economía -y por consecuencia de su gran industria-, seguirá incrementando su dependencia al petróleo.

Asimismo, una de las ventajas que tiene México para explotar sus yacimientos y generar una cadena de valor dentro de la industria es el actual modelo del mercado energético nacional, basado en la Reforma Energética promulgada el 20 de diciembre de 2013, la cual tiene por objeto que; asignatarios, contratistas y permisionarios a los que se refiere la Ley de Hidrocarburos deberán contar con un grado de Contenido Nacional dentro de seis ejes: bienes, mano de obra, servicios, capacitación, transferencia de tecnología e infraestructura (Ley de Hidrocarburos , 2014).

Con esto, se busca impulsar el fortalecimiento de cadenas productivas nacionales; que proveerán de bienes y servicios a aquellas empresas que cuenten con contratos de asignaciones de exploración y explotación de hidrocarburos, el Estado (la Secretaría de Economía) determinará el porcentaje de Contenido Nacional que, según el Art. 46 de la Ley de Hidrocarburos, establece que las actividades de extracción y exploración deberán alcanzar el 35% en 2025 mediante el cumplimiento de una determinada metodología. Con lo anterior, el Estado podrá determinar áreas de oportunidad para la industria nacional de hidrocarburos, estableciendo así un desarrollo en políticas que permitan impulsarla para lograr competitividad a nivel internacional.

Actualmente se cuenta con la participación de empresas privadas transnacionales que, como se mencionó anteriormente deben proveer al Estado con transferencia de tecnología o capacitación de técnicos nacionales, entre otros ejes importantes. Esta medida generaría un aumento en la experiencia en el rubro y un crecimiento en las capacidades tecnológicas que Pemex necesita.

Del mismo modo, las empresas mexicanas que tienen participación en el sector se beneficiarían de un aumento de la actividad comercial con China, pues, según el Centro de Estudios China-México de la UNAM (Carbajal, 2020), durante el 2020, 43% de las exportaciones mexicanas se concentraron en petróleo; sin embargo, la participación de México en el mercado chino, sigue siendo menor que el de Argentina o Colombia que son países con menores reservas de hidrocarburos.

En suma; México cuenta con las reservas suficientes, capital humano y financiero para aumentar su participación en el mercado chino, lo que generaría un aumento en la calidad de vida de sus ciudadanos a causa de la generación de empleos (tanto del sector privado como público), además de un incremento en obras públicas para el beneficio del país.

José Ángel Prado Martínez es recién egresado de la carrera de Relaciones Internacionales por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)


Bibliografía
Carbajal, B. (30 de Diciembre de 2020). Exportaciones a China crecen 10% hasta Octubre. La Jornada, pág. 1.
Del Arenal, C. (2008). Mundialización. Creciente Interdependencia y Globalización en las Relaciones Internacionales. Madrid: Universidad Complitence de Madrid.
Ley de Hidrocarburos . (8 de Agosto de 2014). Ley de Hidrocarburos. Ciudad de México, México.


Las afirmaciones y opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del o los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Pulso Energético ni de la AMEXHI.

  Next Article

La cara social de la exploración y extracción de hidrocarburos en México

Recomendaciones