Las nuevas regiones productivas

Author: Share:

Adicional a las redundancias y a incrementar la capacidad de almacenamiento, en los próximos años será necesario desarrollar nueva infraestructura en regiones donde hoy es poca o nula, como es el caso de yacimientos no convencionales y aguas profundas.

Para atender la demanda de transporte, hay varias oportunidades, como señaló la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Una de ellas es construir una red de ductos hacia Estados Unidos dada la cercanía geográfica de los proyectos petroleros con los sistemas de transporte en el otro lado de la frontera.

Un ejemplo es el caso del proyecto Trión, que podría conectarse con la red del campo Great White en la porción estadounidense del Golfo de México. Este tipo de conexiones acelerarían el desarrollo de los yacimientos y reducirían la escala de costos en los 29 contratos de aguas profundas que están operando en este momento y en las asignaciones en esta región que Pemex buscará desarrollar.

Para el desarrollo de los yacimientos no convencionales, nuevos ductos pueden construirse para llevar la producción hasta el centro de consumo en la costa del Golfo o en el sureste mexicano. Esta infraestructura, además, puede detonar nuevos hubs petroquímicos.

Como ejemplo del potencial de los yacimientos petroleros en tierra, Estados Unidos ha desarrollado una red de ductos amplia y compleja que busca distribuir los casi 6 millones de barriles diarios de petróleo que se producen en los yacimientos no convencionales. No obstante, a pesar del crecimiento exponencial de estos ductos, la demanda por nuevos sistemas de transporte genera cuellos de botella constantemente por la insuficiencia de los ductos.

Previous Article

Inventarios de petróleo

Next Article

El tiempo que va a tomar revertir la declinación petrolera (Parte 2)

Recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *